Tipos de pasta

Seguramente la pasta sea uno de los alimentos más conocidos y más consumidos en todo el mundo. Este producto, importante fuente de hidratos de carbono, tiene muchas variedades y formas que van desde la pasta fresca, a la pasta seca, pasando por la pasta rellena, a la aplastada o en hoja propia de los canelones y la lasaña. En este artículo os contamos sus principales variedades y os sugerimos algunas recetas.

Hablar del origen de la pasta es complicado, ya que existe mucha controversia y no queda muy clara su procedencia original. Se cree que la pasta tiene su origen en China: Marco Polo, en los relatos sobre sus viajes, narra su experiencia al conocer este alimento, que introdujo en Italia de vuelta de uno de sus viajes. Pero otras versiones dicen que, con anterioridad, los etruscos ya producían un tipo de alimento similar a base de cereales, y también las culturas árabes y de la India se alimentaban de productos similares, hechos con cereales, y con forma de hebras.

Sea como sea, la pasta que cocinamos los mediterráneos es la que procede de la tradición italiana. En Italia, la pasta es el alimento básico en la dieta, y se cocina de millones de maneras y en todas sus variedades.

¿Y qué variedades hay de pasta? Principalmente hemos de diferenciar entre la pasta seca y la pasta fresca. La pasta seca es la que nos durará más tiempo en casa, sin necesidad de refrigeración, y la que requiere mayor tiempo de cocción. Esta pasta se fabrica con harina de trigo duro amasada con agua. Hay una variedad de pasta seca al huevo, que además de llevar todos los ingredientes de la pasta seca,  lleva cierta cantidad de huevo. Por su parte, la pasta fresca es la que nos va a durar menos tiempo en casa, la tendremos que conservar en la nevera, y su tiempo de cocción es muy breve. Se confecciona igualmente con harina de trigo, agua y huevo.

Tanto en las variedades secas como frescas, encontraremos pastas largas y cortas. Las pastas largas más conocidas serían los spaghetti, que en sus versiones fina y gorda se llaman spaghettini y spaghettoni, y en su versión con agujero serían los bucatini, es decir, como si fueran pajitas. Los tagliatelle, que nosotros llamamos tallarines, similares a los spaghetti pero que en vez de redondos son planos. Y los fettuccine y los linguine, los primeros más anchos, que son pastas alargadas y planas. Entre las pastas cortas destacan los macarrones, muy usados en nuestro país, aunque en Italia es más común el penne y el penne rigate, que es el estriado. Muy parecidas son los rigatoni, en forma de tubo con estrías paralelas y los tortiglioni, cuyas estrías son enroscadas. Además, están el fusilli, que tienen forma de hélices o tornillo y el farfalle, con forma de mariposa y bordes dentados.

Además, encontramos la pasta rellena. Básicamente formada por los raviolli, con forma de paquetito cuadrado, y los tortellini, con forma de rollito anudado. Los tipos de rellenos son innumerables, pueden ser de carne, de verdura, de setas, de quesos, de requesón… Y por último encontramos la pasta con forma de loncha o en hoja, que son las láminas de pasta que usamos para cocinar canelones y lasaña.

Sugerencias Arla: Os recomendamos algunas recetas de pasta