Propósitos 2017

Cada Nochevieja hacemos repaso del año que acaba y pensamos buenos propósitos para el que comienza. Propósitos que han de ser buenos pero también razonablemente realistas, pues si no de poco sirven y nos estimulan. Estas son mis 10 propuestas de propósitos para este año que son más que buenos y alcanzables por todos nosotros.

Propósitos para 2017

El ejercicio, terapia para la felicidad

En 2015, la Academy of Medical Royal Colleges de Reino Unido emitió un informe en el que llamaba al ejercicio una “cura mágica”. Y es que hallaron más de 40 estudios que concluían que el ejercicio mejoraba el dolor y la calidad de vida en enfermedades musculo-esqueléticas, 14 estudios que arrojaban beneficios en pacientes con insuficiencia cardíaca, 6 estudios que demuestran mejoras en personas con esclerosis múltiple o incluso en personas con Parkinson.

Son muchos los científicos que creen que el ejercicio es el mejor antidepresivo, y desde luego el más barato. Según la citada publicación británica, existen más de 20 informes que concluyen que el ejercicio combate la depresión. En junio de 2016, un estudio estadounidense analizó los datos de otros veinticinco anteriores sobre el ejercicio en personas con depresión diagnosticada y en resumen se demostraba que el deporte mejoraba apreciablemente los síntomas.

Mantente conectado con los tuyos

¿Sientes que tu relación con tus seres cercanos puede mejorar o afianzarse más? Debes saber que reconectar con ellos es bueno para tu salud. Las investigaciones demuestran que las personas con más estrechos lazos sociales viven más tiempo que aquellas que no.

Según un estudio de 2010, la falta de relaciones sociales puede dañar tu salud tanto como el abuso del alcohol o el tabaco o incluso la falta de ejercicio y obesidad. Lo cual es mucho decir sin duda, ¡en esta era tecnológica no te olvides de conectar!

Controla y cambia tu visión del estrés

El estrés crónico es una de las epidemias de nuestros días. Puede incrementar el riesgo de insomnio, depresión, obesidad o enfermedad cardiovascular. Pero quizás lo importante no sea tanto el estrés en sí mismo sino cómo lo asumamos o consideremos. Según la psicóloga Kenny McGonigald, el estrés puede convertirse en un aliado si no lo tememos y lo vemos como algo favorable. Sorprendente, ¿verdad?

Sé solidario

Solemos pensar que la felicidad la logramos mejorando nuestra condición, pero lo cierto es que nuestra felicidad aumenta también cuando mejoramos la condición ajena. Así por ejemplo lo asegura la asociación de psicólogos del estado de Nueva York. ¿Y quién no querría ser más feliz?

No dejes de aprender

No importa tu edad, volver a las aulas no sólo puede mejorar tu carrera profesional, sino que puedes hacer nuevos amigos e impulsar tus habilidades intelectuales. Un estudio de 2007 halló que los adultos de mediana edad que toman cursos tienen memoria y habilidades verbales superiores a aquéllos que no. Y lo que es más, podrían reducir el riesgo de padecer Alzheimer.

Duerme, pero bien

No es una cuestión de dormir más sino de dormir bien. Y por dormir bien debe entenderse hacerlo en las horas nocturnas siempre que sea posible. Un buen sueño es tan importante que afecta a nuestra memoria, a nuestro metabolismo y sistema inmunitario.

Gasta en experiencias antes que en cosas

La psicología ha demostrado que la satisfacción por una experiencia vivida es mucho más prolongada en el tiempo que la de un producto comprado. Nuestra memoria tiende a recrear más veces lo positivo de las buenas experiencias. Si realmente no necesitas por ejemplo renovar tu coche, puede que te aporte mucha más dicha planear este año fantásticos viajes a nuevos lugares.

Todo tiene algo positivo

Recientemente investigadores de Universidad de Harvard retomaron un estudio basado en encuestas que empezó en 1976 a enfermeras norteamericanas, llamado Nurses Health Study. Los investigadores extrajeron los datos y los compararon con las tasas de mortalidad de las mismas mujeres entre 2006 y 2012. En conjunto, recopilaron información de más de 70.000 personas.

Para evaluar el grado de optimismo, el estudio pedía a las participantes que indicaran en una escala de cinco puntos en qué medida estaban de acuerdo con afirmaciones como: “en tiempos de incertidumbre, normalmente espero lo mejor”. Al comparar el 25 por ciento de las mujeres más optimistas con el resto, constataron una reducción en el riesgo de mortalidad de cerca de un 30 por ciento.

Come verduras

Este desde luego no es un consejo que vaya a resultar novedoso. Pero no por ello debemos dejar de recordarlo. Para poner a prueba la teoría de que una alimentación inadecuada podría ayudar a explicar por qué al envejecer también se reduce nuestra respuesta inmunitaria, los investigadores separaron en dos grupos a 83 voluntarios de entre 65 y 85 años de edad. El grupo de control comió menos de tres raciones diarias de frutas y verduras, mientras que el grupo experimental consumió un mínimo de cinco raciones diarias. Entonces se administró a todos la vacuna de la neumonía, algo recomendado para los adultos mayores de 65 años en algunos países. En comparación con el grupo de control, el grupo que consumió más de cinco raciones diarias de verdura y fruta desarrolló una respuesta de anticuerpos a la vacuna un 82% mayor, y ello sólo después de unos meses después de haber empezado a comer más verdura y fruta.

Deja atrás el mayor número de preocupaciones de 2016

Quédate con todo lo bueno de 2016 y deja ir, como debes hacer siempre, todo lo que no te ha aportado nada positivo. Al abrir una nueva puerta, debes mantener contigo todo lo que te ha hecho mejor, más fuerte, mejor persona y dejar tras esa puerta todo lo restante. Haz lo mismo con la puerta de 2017.