beneficios-de-la-mantequilla-Lurpak


Adolfo David Lozano

Muchas veces, debido a modas, desinformación o a una mezcla de estas y otras cosas, acabamos prescindiendo de alimentos de manera injustificada. Debido a las modas de reducir a toda costa todo tipo de grasas, muchos hogares reconsideraron erróneamente un alimento tan tradicional como saludable para toda la familia. Me refiero a la mantequilla.

En 2014, un importante meta-análisis de 72 estudios previos concluyó que no se puede establecer un vínculo entre grasas saturadas como la mantequilla y los problemas cardiovasculares. El año pasado, un importante científico americano llamó a una campaña para informar a la gente de que durante las últimas décadas han sido víctimas de una terrible desinformación nutricional en cuanto a las grasas saturadas, perdiendo de vista al azúcar por ejemplo, el cual sí debemos reducir en lo posible. Es lo que opina el cardiólogo británico Rahul Bahl. Y no es la primera ni segunda vez que los expertos denuncian que se ha creado un mito equivocado sobre las grasas saturadas a la hora de interpretar los datos.

Pero, ¿por qué debemos incluir mantequilla en nuestras dietas? Te doy aquí 7 poderosas razones:

La mantequilla contiene antioxidantes

En efecto, contiene importantes antioxidantes como vitaminas A y E, y selenio. De hecho, es una de las mejores fuentes de vitamina A. También contiene dosis apreciables de la importante vitamina D, de la que he hablado en otras ocasiones.

Es una fuente de vitamina K2

Esta vitamina es fundamental para evitar la calcificación arterial y con ello la arterioesclerosis. Porque la vitamina K2 es una vitamina especializada en retirar el calcio de las paredes arteriales y fijarlo en los huesos. De hecho, la vitamina K2 es la más importante para ayudar a la vitamina D en su tarea de fortalecer los huesos. Para encontrar esta vitamina, la mantequilla debe ser preferentemente de vacas alimentadas con pastos.

Reduce la lipoproteína A

Nadie cuestiona que la elevada lipoproteína A es un importante factor de riesgo cardiovascular aunque, por desgracia, es un factor desconocido en la cultura colesterolfóbica actual. Para algunos expertos, es el factor de riesgo más potente. El elevado consumo de carbohidratos incrementa la lipoproteína A; por el contrario, la mantequilla tiende a reducirla.

Mejora la salud digestiva

La grasa de la mantequilla contiene glicoesfingolípidos, unos ácidos grasos que protegen frente a las infecciones gastro-intestinales. El colesterol que contiene también protege las paredes intestinales y previene el cáncer de colon.

Ayuda al desarrollo infantil

El colesterol hallado en la grasa de mantequilla es muy importante para el desarrollo nervioso y neuronal de los niños. No en vano, la naturaleza es sabia y la leche materna es naturalmente rica en colesterol y las dietas bajas en grasas en niños han sido asociadas con deficiencias nutricionales. Además la mantequilla apenas contiene proteínas lácteas por lo que es perfectamente tolerable por los bebés.

Mejora la absorción de las grasas Omega 3
Desde hace unos 20 años se ha puesto de manifiesto que la clave en común de las dietas mediterránea, japonesa y esquimal para proteger frente a problemas cardiovasculares es el consumo de pescado azul por su contenido en ácidos grasos Omega 3. Las grasas saturadas como las de la mantequilla ayudan a los tejidos a retener dichos ácidos grasos Omega 3 tal como explica la bioquímica Mary Enig en su libro Know your fats.

Puede favorecer la pérdida de peso
Para la mayoría resultará paradójico en tanto la mantequilla es uno de los primeros alimentos que dejamos cuando queremos bajar de peso. Pero probablemente no estemos haciendo del todo bien. Consideremos por ejemplo que la mantequilla contiene un ácido graso llamado ácido linoleico conjugado (CLA) que ha demostrado reducir la grasa de la zona abdominal. Tanto es así que la industria de suplementos ofrece suplementos de CLA para reducir la grasa abdominal. También tiene otro ácido graso llamado ácido butírico que reduce el peso corporal en estudios animales. Es más, un estudio de 2012 encontró una asociación entre consumo de mantequilla y menos riesgo de obesidad.

Estas son, entre muchas otras, siete razones de salud  para incluir mantequilla en tu dieta. Pero es que, aparte de cuán beneficiosa es, ¡no podemos olvidar lo deliciosa que está! A partir de ahora no tienes excusa para no tener mantequilla en tu cocina.

¿Sabías que la mantequilla puede ayudarte a combatir las arrugas?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.