alimentación bebés 6 meses

El momento de empezar a darle al bebé comida sólida, suele despertar en los padres numerosas dudas e inquietudes. Además es habitual que se apliquen en este momento creencias sin fundamento o recomendaciones obsoletas como los cuadros estrictos de incorporación de alimentos que se siguen dando desde estamentos de salud y consultas de pediatría. En España, las recomendaciones de alimentación para la primera infancia (0-3 años) más actualizadas que tenemos son las de la Agència de Salut Pública de la Generalitat de Catalunya, que se pueden consultar aquí en castellano. A continuación, vamos a ver algunas recomendaciones generales para la alimentación de los bebés a partir de los 6 meses.

¿Cuándo empezar con la comida sólida?

 

La lactancia materna exclusiva debería mantenerse hasta alrededor de los 6 meses, y a partir de ahí hasta que la madre y el niño quieran aunque la OMS recomienda que se mantenga al menos hasta los dos años.

Sobre los seis meses, los bebés suelen estar preparados para empezar a comer, aunque empezarán con muy pocas cantidades y durante un tiempo más o menos largo según cada niño, la lactancia seguirá siendo el principal aporte nutritivo del pequeño.

¿Qué le doy a mi bebé?

 

Los bebés, a partir de los 6 meses pueden consumir casi de todo, con algunas precauciones básicas como prevenir el atragantamiento (por ello les podemos dar frutos secos molidos o en crema, pero no enteros) y evitando la comida insana. Junto con alguna limitación más que detallamos en el punto siguiente.

¿Qué no le doy a mi bebé?

 

Hay algunos alimentos que conviene restringir en la primera infancia, principalmente por el contenido en tóxicos que presentan:

  • Evitaremos espinacas y acelgas hasta el año, por su contenido en nitritos. A partir de ahí se pueden ofrecer en pequeñas cantidades, que no superen un cuarto del plato, y en no más de una ración al día hasta los 3 años.
  • Evitaremos la carne de caza abatida con munición de plomo, por su toxicidad.
  • Evitaremos algunos pescados por su contenido en mercurio, en niños menores de 3 años: pez espada o emperador, cazón, tintorera y atún. A partir de los 3 años, no superar los 50g a la semana.
  • Evitaremos el consumo de cabezas de gambas, langostinos y cigalas o el cuerpo de crustáceos parecidos al cangrejo, por la presencia de cadmio.
  • Evitaremos la miel, hasta el año, por el riesgo de botulismo.

Papillas o Baby Led Weaning

 

Cada familia debe elegir el método de alimentación que le resulte más atractivo, ya sea la comida triturada tradicional o el Baby Led Weaning , que consiste en alimentar al bebé sin usar papillas. Este último sistema presenta numerosas ventajas que no está de más conocer, en este artículo lo explica de manera excelente mi compañera Lidia Folgar, que además acaba de publicar un libro al respecto. Es buena opción también combinar ambos métodos.

Otras recomendación generales son:

  • La OMS recomienda no añadir azúcar a la comida de los bebés, y cuando sean mayores, con mucha moderación en ocasiones contadas.
  • A partir del año añadiremos a su comida un pizca de sal yodada.
  • La bebida habitual debe ser el agua
  • Es mejor prescindir de potitos y papillas comerciales, además de porque a menudo contienen ingredientes poco recomendables, porque acostumbramos al bebé a sabores y texturas artificiales.