Si hay un deporte que se ha ganado todos los honores y todos los títulos de “deporte apto para todos y bueno para todo” es la natación. Muy injusto por lo que respecta al baile, que por ser divertido muchas veces no es considerado deporte, pero cuyos beneficios parecen ser infinitos. Hoy hemos preparado una lista que seguro que hará que te pongas a dar saltos por el salón de tu casa.

 

  • Mejora cardiovascular: La danza ofrece un gran abanico de posibilidades para distintos grupos de edad y estados de forma física. Eligiendo el tipo de baile que más nos convenga encontraremos una forma agradable de estimular nuestra circulación y sistema
    respiratorio
    . Como resultado: mejor tono de piel, mayor sensación de bienestar y menor incidencia de enfermedades cardiovasculares.
  • Refuerza la musculatura de todo el cuerpo: El baile moviliza grandes grupos musculares, mejorando no sólo fuerza, sino también la flexibilidad y resistencia. Resulta muy positivo para prevenir y tratar patologías osteoarticulares. Por su componente lúdico a menudo no somos conscientes de ello, ¡pero en 30 minutos de baile tenemos tiempo de ejercitar correctamente casi todos los músculos del cuerpo!
  • Mejora la postura: Muchas de las malas posturas derivadas de la vida sedentaria se mejoran con la danza. ¿Consecuencias? Una presencia física más erguida y armoniosa y disminución en los problemas de espalda.
  • Combate el sobrepeso: Favorece el drenaje de toxinas y la eliminación de grasas. Combate la obesidad y el colesterol.
  • Ejercicio para el cerebro: En el ejercicio del baile se trabaja la concentración y la memoria, esto supone beneficios pedagógicos para los más jóvenes y resulta un buen ejercicio de mantenimiento para los más mayores, frenando el envejecimiento cerebral.
  • Potencia la coordinación: mejora la agilidad, el equilibrio y la coordinación de movimientos.
  • El baile como método pedagógico: Este deporte permite a los niños desarrollar el oído musical, el sentido del ritmo, la memoria y la expresión corporal. Todo de una forma agradable y divertida.
  • Previene la osteoporosis: Como ya comentamos en este post, hay que tener en cuenta que el esqueleto es un tejido vivo, que responde a las necesidades dictadas por la vida que llevamos. Por ello el deporte es esencial para fortalecer la masa ósea y el baile, junto a la natación, uno de los deportes más recomendables.
  • Reduce el estrés: Se trata de una actividad física con un componente emocional vinculado a la música y el ritmo, por lo que es especialmente eficaz en la liberación de tensiones.
  • Mejora de las relaciones personales: Resulta excelente como forma de entrar en contacto con otras personas, evitar la soledad y superar la timidez. Fortalece la confianza y potencia la capacidad de expresión de emociones.
  • Levanta el ánimo: A través de la actividad física, de la música y de la expresión encontramos una forma de canalizar la adrenalina. El baile reduce la ansiedad y la depresión y proporciona alegría.
  • Beneficios específicos:Algunas danzas presentan beneficios extra. La danza del vientre, por ejemplo, favorece el buen funcionamiento del aparato reproductor femenino o el Tango, que se ha demostrado beneficioso para enfermos de Parkinson.

 

Ya ves que motivos no faltan. Ahora sólo debes decidirte por el estilo de baile que va más contigo. ¡Y a divertirte!