mascota-Normal-blog


Si ya convives con algún animal, seguramente ya habrás experimentado sus múltiples beneficios. Si estás dudando en compartir tu vida, y la de tu familia, con una mascota, posiblemente te preguntas cómo te va a cambiar la vida y cómo se va a integrar el nuevo miembro.

Antes de dar el paso de vivir con un animal, no debemos olvidar que esto no es un juego y que, una vez que elegimos esta opción, tenemos unas responsabilidades. Toda la familia debe ser consciente de el animal requiere ciertos cuidados y debe quedar claro quién se encarga de cada faceta.

Pero también es cierto que la convivencia con mascotas mejora nuestra calidad de vida, nuestro ánimo y nuestro humor. Estos son algunos de los principales beneficios que traen a nuestras vidas:

–        Acariciar un animal e interactuar con él es una buena forma de reducir el estrés. Jugar con ellos también nos ayuda a liberar tensiones y olvidarnos de los problemas, aunque sea de forma temporal.

–        Fortalece el sistema inmunológico: hay estudios que demuestran que los niños que conviven con animales desde pequeños son menos propensos a sufrir alergias respiratorias.

–        Ayudan a las personas mayores a combatir la soledad, mantenerse activos y ejercitar la memoria: tienen que ocuparse de la alimentación, limpieza, los paseos (si los requieren), las visitas al veterinario. Estas obligaciones también pueden ser muy beneficiosas para las personas que se sientan solas, independientemente de su edad.

–        Favorecen la empatía, la sociabilidad, la creación de vínculos afectivos y la asunción de responsabilidades, especialmente entre los más pequeños.

–        El paseo o paseos diarios que tienen que dar los perros mejora nuestro estado físico. Además, fomenta las relaciones sociales: posiblemente acudas casi todos los días al mismo parque a la misma hora, eso hará que todos los días te encuentres con las mismas personas y seguramente acabarás estableciendo relación con los dueños de otros perros que pasean/juegan todos los días por los mismos lugares.

–        Los animales pueden ayudar a las personas que tienen determinadas enfermedades o algún tipo de discapacidad. Todos conocemos la importancia que para las personas invidentes tienen los perros guía. Además, los perros que han sido entrenados para ello también pueden detectar una bajada brusca de glucemia en una persona diabética, incluso un poco antes de que se produzca, y alertar de la misma. Igualmente, los animales se utilizan en terapias alternativas denominadas zooterapias de las que te hablamos hace poco.

 

¿Qué animal elegir?

Llegados a este punto, y vistos los múltiples beneficios de convivir con animales, sólo nos queda elegir qué animal es el que mejor se adapta a nosotros y a cuál nos adaptamos mejor nosotros. Antes de decidirnos por uno u otro tendremos qué valorar, entre otros aspectos, quién se va a ocupar principalmente de él, cuánto tiempo estamos fuera de casa, porque no todos necesitan la misma disponibilidad, o de qué espacio disponemos. Y antes de comprarlos, valora la posibilidad de adoptarlos: en las protectoras de animales puedes encontrar a tu compañero ideal.

Posiblemente la primera opción que te venga a la cabeza sea un perro. Es muy difícil conocer la cifra exacta, pero según los datos disponibles en España hay entre cinco y cinco millones y medio de perros. Grandes, medianos o pequeños, en general son muy sociables y unos grandes compañeros para todos, desde niños a personas mayores. Pero recuerda que deben salir todos los días varias veces y a unos horarios fijos, por lo que si no siempre tienes los mismos horarios o debes viajar con frecuencia, es posible que no sea el animal ideal para ti.

Otra opción que mucha gente elige son los gatos. A diferencia de los perros, los gatos son más solitarios y mucha gente los considera unos animales fríos y distantes. Pero esta independencia quizá los convierta en los animales que se complementan contigo y tu estilo de vida. Una curiosidad: existen estudios sobre el carácter de los dueños y sus mascotas que determinan que, en general, la gente que elige perros son más extrovertidos y quienes optan por gatos más independientes. Quizá sólo es una coincidencia que los rasgos identificativos de estos animales sean precisamente estos, o quizá la gente busca en los animales esos rasgos de su personalidad.

Perros y gatos son las primeras elecciones de la mayoría de la gente, pero la variedad de animales que pueden convivir con nosotros es amplia: pájaros (canarios, periquitos, especies exóticas…), roedores, peces, reptiles…

Y si ves que, por tu modo de vida o las dimensiones de tu vivienda, no puedes tener un animal en tu casa, siempre tienes la opción de realizar actividades de ocio que fomenten el contacto con ellos como paseos a caballo o eventos relacionados con mascotas.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.