Cerezas

Hoy os vamos a hablar de cerezas, una fruta deliciosa que nos anuncia el verano. Más pequeñas o picotas, agrias ( Prunus cerasus ) o más dulces ( Prunus avium ) su sabor agradable y beneficios nutricionales la convierten en una de las frutas más consumidas cuando llega el buen tiempo.

La época de cerezas se extiende de abril hasta agosto, siendo más temprana la temporada de cereza ( más pequeña y con rabito ) que se da de abril a julio y un poco más tardía la picota ( más grande, crujiente, dulce y sin rabo ) que abarca desde junio hasta agosto.

Su origen se sitúa en Europa oriental y Asia Menor desde donde se extendió por todo el Mediterráneo. Griegos y romanos eran grandes apreciadores de esta fruta y se encargaron de extender su cultivo y desarrollar nuevas variedades ya en la Edad Antigua. Desde el punto de vista botánico, las cerezas son drupas ( pequeñas frutas carnosas y redondeadas con hueso ) de la extensa familia Rosaceae y género Prunus. También son drupas los albaricoques, ciruelas, melocotones, etc

 

las cerezas

 

Bajo aporte calórico

 

La cerezas son una fruta de bajo aporte calórico ( unas 50Kcal. Por cada 100 g.)  siendo una muy buena fuente de fitonutrientes, vitaminas y minerales. Su riqueza en pigmentos se debe a sus compuestos flavonoides polifenólicos conocidos como antocianinas. Las antocianinas son pigmentos rojos, azules y púrpura presentes en muchas frutas y vegetales que se concentran especialmente en la piel y conocidos por sus importantes propiedades anti-oxidantes.

Estudios científicos han demostrado que dichas antocianinas presentes en las cerezas actúan como anti-inflamatorios bloqueando los enzimas ciclooxigenasa 1 y 2. Otras investigaciones sugieren que los compuestos anti-oxidantes de las cerezas podrían ser de ayuda en la lucha contra enfermedades degenerativas y neurológicas y la condición pre-diabética. Las cerezas, y en particular, las cerezas dulces, son ricas en antocianinas y flavonoides polifenólicos como la  quercetina,  luteína, zeaxantina, hidroxicinamatos, melatonina y  beta-carotenos.

Además las cerezas contienen una pequeña cantidad de zinc, aportan cantidades moderadas de hierro, potasio y manganeso y son una buena fuente de cobre. Entra sus vitaminas principales destaca la vitamina C y provitamina A y su aporte cantidades significativas de fibra que mejora entre otras cosas el tránsito intestinal.

 

cerezas

 

Las cerezas, ricas en nutrientes

 

Aprovecharemos sus nutrientes al máximo consumiéndolas maduras, recién recolectadas y frescas ya que dichos nutrientes y componentes bioactivos se alteran en función de las condiciones de conservación y grado de procesamiento.

El consumo a través de la dieta de frutas y vegetales va asociado a una menor incidencia de enfermedades de tipo degenerativo como son las cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. La bioactividad de los compuestos fenólicos que se encuentran en los vegetales es de gran interés.

Para sarcarles el máximo partido debemos saber que las cerezas no maduran más tras la recogida por lo que es importante recolectarlas maduras y escoger en el caso de que las compremos las más brillantes, de intenso color rojo y en el caso de tener rabo,  que sea  verde y firme. Las conservaremos mejor si las introducimos en el frigorífico en la parte inferior o de menos frío sin lavar para evitar  el exceso de humedad y que los frutos se deterioren antes de tiempo, lavándolas según se vayan a consumir.

Formas divertidas y saludables de incorporar cerezas en nuestra planificación nutricional

 

-Recogidas del árbol, lavadas y a mordiscos…No pueden faltar en la fiambrera que nos llevamos a la playa o a la montaña en verano.

-Si las incluimos entre horas nos ayudarán a controlar la saciedad aportándonos muchos nutrientes y pocas calorías.

-En ensaladas de frutas o macedonias aportando un color y sabor inconfundibles.

-En gazpacho sustituyendo la mitad del tomate por cerezas y añadiendo pepino, ajo, un poquito de pimiento verde, agua, vinagre y aceite de oliva virgen.

-Acompañando nuestras gachas y cremas de cereales junto a unos frutos secos picados y aromatizando con ralladura de limón y canela. Obtendremos un desayuno delicioso.

 

 

 

las cerezas

 

-Os recomendamos enriquecer vuestras ensaladas verdes con un poco de queso fresco y nueces…¿Os atrevéis a probar?

-En smoothies con otros frutos rojos y también con plátano a los que podemos incorporar una cucharada de copos de avena y si os atrevéis podréis enriquecer más aún la mezcla con algún vegetal de hoja verde como espinacas y aromáticas como perejil.

-Transformándolas en un sorbete delicioso y rápido de hacer, ¿cómo? Congelamos las cerezas tras lavarlas y retirarles el hueso. Trituramos las cerezas congeladas junto a un plátano maduro fresco. ¡¡¡Sin azúcares añadidos y solo dos ingredientes!!!

Y como se acerca el verano y no nos podemos resistir a un polo, podemos usar esas mismas cerezas congeladas mezclándosas con leche de coco bien fría, trituramos, colocamos en los moldes de helado y al congelador…¿Os apuntáis a realizar vuestros propios helados en casa?

Hay que recordar que resulta una fruta muy atractiva, especialmente para los más pequeños, por su tamaño, color y sabor, lo que puede ser un aliciente para introducirlos en el consumo de este tipo de frutas  con aporte nutricional tan interesante.

 

cerezas

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.