Nutrición deportiva

Además de mantener una dieta sana y equilibrada, cuando hacemos deporte tenemos que tener en cuenta una serie de nutrientes indispensables (agua, minerales, proteínas, lípidos, hidratos de carbono y vitaminas). Detallaremos en este post cuáles son las claves para una nutrición deportiva genérica aunque debemos saber que no todos los deportes exigen el mismo tipo de alimentación y que además existen variables como la intensidad del ejercicio, la edad y características de cada deportista.

Agua

La sudoración se traduce en una pérdida de agua y de electrolitos (sodio, cloruro, potasio). Necesitamos compensar lo perdido, sobre todo en deportes de resistencia. El agua o los refrescos con electrolitos y minerales son siempre las mejores opciones a la hora de combatir a deshidratación. También os recomendamos reponer fuerza con frutas y verduras. Es importante hidratarse antes, durante y después del ejercicio físico.

Hidratos de carbono

Los encontraremos en el pan, la pasta, el arroz, las legumbres, la patata… Debemos diferenciar dos tipos de hidratos de carbono, de rápida y lenta absorción. Son la principal fuente de energía y necesitamos tanto los azúcares con indíce glucémico elevado como bajo.

Lípidos

Los lípidos o grasas como la mantequilla o el aceite son el mejor combustible para pruebas de resistencia aunque no es recomendable abusar de los mismos.

Proteínas

Necesitamos una dieta con un aporte suficiente de proteínas. Encontramos este nutriente en la leche y derivados lácteos como el queso. También en carnes, pescados y huevos.

Ahora que ya conoces los nutrientes necesarios, solo nos queda aprender a combinarlos en una dieta variada y equilibrada. Lo más importante en la alimentación es la constancia y huir de falsos mitos relacionados con nutrición y deporte como que hay que hincharse a proteínas para ganar músculo o que hay que tomar claras de huevos crudos antes de realizar ejercicio físico.