niños cocinando


Una de las actividades que podemos realizar en familia es cocinar todos juntos. Se trata de una forma sencilla de enseñar a los niños la importancia de la alimentación y de seguir una dieta equilibrada, a la vez que puede ayudar a que los niños coman de forma más variada, ya que es posible que sientan más curiosidad por los alimentos, especialmente cuando ellos han participado en el proceso de elaboración de la comida. Además, los más pequeños pueden acercarse y conocer otras culturas a través de los alimentos.

Pero los beneficios de cocinar con niños no se quedan ahí: los niños aprenden organización y trabajo en equipo, dos aspectos fundamentales a la hora de cocinar, especialmente cuando la receta tiene varios pasos y cuando varias personas trabajan a la vez. También adquieren responsabilidad, porque serán los encargados de que su parte del proceso salga bien. Y fomenta la autonomía y el desarrollo personal.

Antes de comenzar a cocinar con niños, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Es importante involucrarlos en todo el proceso: desde elegir la receta, hasta ir a comprar los ingredientes. Así se sentirán implicados desde el principio y disfrutarán más de toda la preparación. La primera vez que vayan a cocinar puede ser una buena idea ofrecerles tres o cuatro recetas de platos que les gustan, para que elijan el que quieren preparar. Si la experiencia les gusta, más adelante serán los ellos los que quieran experimentar con otros sabores y productos.
  • Comenzar con receta sencillas y en las que los pasos que haya que seguir sean adecuados para la edad de los niños. Con el tiempo y la experiencia, las recetas pueden ser más complejas.
  • Encomendarles en un principio tareas que no resulten peligrosas: batir, remover, mezclar, añadir ingredientes, amasar a mano… Poco a poco, en función de la edad y de la madurez del niño, puedes enseñarle a realizar otras tareas, como cortar o usar el horno, siempre con supervisión.
  • Es recomendable tener todos los ingredientes a mano antes de comenzar a cocinar.
  • Cuando el niño ya lleve un tiempo cocinando con adultos, y tenga la edad y la madurez necesarias, es hora de dejarle que prepare una receta solo. El adulto puede supervisarle, actuar como pinche, pero el “chef” será el niño.
  • En cuanto a la seguridad, lo más importante es la supervisión: hay que asignar a los niños las tareas que puedan realizar solos, para fomentar su responsabilidad, pero todo lo que hagan en la cocina debe estar supervisado por un adulto. Además, debemos usar guantes o manoplas para tocar recipientes calientes y mantener los mangos de ollas y sartenes hacia dentro.
  • También es fundamental seguir algunas recomendaciones en cuanto a la higiene: lavarse las manos antes de comenzar y cuando sea necesario, recogerse el pelo, e ir limpiando a medida que vayamos ensuciando.

¿Qué tipo de platos son los más adecuados para preparar con niños? Como lo más recomendable es empezar con platos que les gusten, que sean sencillos de preparar y en los que haya tareas en las que puedan colaborar, un buen comienzo puede ser hacer una pizza: en Naturarla ya te hemos contado cómo hacer la base de pizza (http://www.naturarla.es/hecho-en-casa-i-aprende-a-hacer-masa-de-pizza ), los niños pueden ayudar añadiendo los ingredientes y amasando y podemos hacer la pizza totalmente personalizada.

Otra opción es realizar una tarta fría, que no necesite horneado. Muchas tartas cumplen este requisito, pero nosotros te proponemos esta deliciosa tarta de queso con frutos rojos (http://www.naturarla.es/tarta-de-queso-con-frutos-rojos). Pero también podéis hacer la típica tarta en la que se alternan capas de galletas con una crema pastelera o de chocolate, o rellenar un bizcocho previamente hecho…

Con este calor, apetecen mucho los helados. Si los hemos nosotros, seguro que nos gustan más. Aquí puedes consultar diversas recetas para hacer tus propios helados ((http://www.naturarla.es/helados-caseros), controlando en todo momento los ingredientes, y con la mejor ayuda posible: la de los niños.

Éstas son sólo algunas de las propuestas para ir introduciendo a los niños en la cocina. Poco a poco, seguro que se van animando a realizar otros platos, porque cocinar puede ser una actividad muy divertida. Y recuerda que no pasa nada porque se ensucien un poco.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.