cocina sano-blog


Natalia Berger

Este mes os estamos contando en Naturarla cómo realizar la operación bikini de forma saludable. Para ello, además de qué comemos –la alimentación debe de ser variada y contener alimentos de todos los grupos en las proporciones necesarias- también es fundamental cómo cocinamos los alimentos.

Cocinar de forma saludable no significa hacerlo de forma aburrida. Existen muchos métodos de cocción que nos permiten alimentarnos de forma sana, nutritiva y deliciosa, a la vez que obtenemos todo el sabor de los alimentos. Éstos son algunos.

 

Cocinar a la plancha

Cuando pensamos en dieta, alimentación sana, operación bikini… el primer método de cocción que se nos viene a la cabeza es la plancha. Tanto si vas a usar una sartén como si optas por una plancha eléctrica, invierte en una antiadherente para poder cocinar sin grasas y que los alimentos no se peguen. Las planchas eléctricas tienen la ventaja de incorporar un termostato que nos asegura la constancia de la temperatura durante toda la cocción.

Cocinar a la plancha nos permite jugar con nuestra imaginación a la hora de condimentar los alimentos: marinados, adobos, especias… Además, no sólo podemos preparar de este modo carnes y pescados. Las verduras resultan deliciosas a la plancha y, al necesitar cocciones en general cortas, conservan todos sus nutrientes. ¿Qué te parece acompañar la pechuga de pollo o el pescado con una parrillada de espárragos, calabacín y tomate?

Si vas a optar por esta forma de cocinado, recuerda algunos sencillos consejos para sacarle todo el partido:

–        No pinches ni cortes la superficie de los alimentos, porque pueden perder los líquidos y quedar secos.

–        Si vas a salar el alimento, hazlo al final de la cocción para evitar la pérdida de líquidos.

–        Regula la intensidad de la fuente de calor en función del tamaño del alimento. Los alimentos más gruesos deben ser cocinados a fuego más bajo para que se hagan por dentro.

Y ahora que llegan temperaturas más cálidas, una variante de la plancha ideal para estas fechas es la parrilla. En este caso, los alimentos se cocinan con el calor de las brasas. Debes tener cuidado para no surjan llaman que puedan quemar el alimento.

 

El horno, un gran amigo

Desde que el ser humano comenzó a cocinar, una de las primeras formas de hacerlo fue en rudimentarios hornos abiertos, excavados en la tierra, forrados de piedras y cubiertos con vegetación. Posteriormente, las civilizaciones egipcia y babilonia fueron las pioneras en la construcción de hornos de adobe que permitían la cocción de los alimentos de forma uniforme.

Hoy los hornos han evolucionado y la mayoría disponemos de horno eléctrico, en lugar de horno de leña o de gas, pero el principio sigue siendo el mismo: cocinar los alimentos dentro de un aparato cerrado que emite calor por arriba y por abajo. Existen, además, otros dos tipos de hornos que también pueden ayudarnos a cocinar de forma sana: el microondas, que no sólo sirve para calentar la leche o la comida; y el horno de convección, en el que los alimentos de hornean gracias a la circulación del aire dentro del recipiente.

En el horno los alimentos se cocinan con sus propios jugos, aunque hay que vigilar la temperatura para que no se sequen. Al igual que los alimentos que cocinamos a la plancha, las carnes, pescados y verduras que hagamos al horno admiten todo tipo de adobos y especias. También podemos usar bolsas para cocer los alimentos en el horno o utilizar la técnica del papillote: consiste en hornear los alimentos –generalmente pescados y verduras- dentro unos paquetes que haremos con papel de plata, papel de horno, film de plástico o unos recipientes especiales para este tipo de cocción. Esta técnica también se puede usar en la plancha.

 

Cocción al vapor: cómo disfrutar del sabor pleno de los alimentos

Para cocinar al vapor sólo necesitamos una olla con agua y un recipiente con agujeros que pueda colocarse encima y que no toque el agua: los de tipo de rejilla y los cestos de bambú son de los más utilizados, aunque también existen aparatos eléctricos que incluso permiten preparar varios platos a la vez. Los alimentos se cocinan con el vapor que se general al hervir el agua, a la que podemos añadir diversas hierbas para aromatizar las preparaciones.

Es una forma barata, sencilla y rápida de cocinar. Los alimentos se cuecen de manera uniforme, potencian su sabor y conservan todos los nutrientes. Tanto verduras como pescados, moluscos y carnes pueden ser cocinados al vapor. Si troceas los alimentos –algo recomendable con las verduras- hazlo con un tamaño similar para que todos se cocinen por igual.

 

El Wok: el utensilio que vino de oriente

Hace unos años nadie sabía qué era un wok. Hoy esa sartén grande, con una forma ligeramente cónica, ya empieza a ser más conocida gracias, en parte, al auge de la cocina asiática en los últimos tiempos. Pero, ¿qué tiene de especial este utensilio? Su forma, que hace que el calor se distribuya de manera uniforme y que se necesite menos tiempo y menos aceite para cocinar los alimentos. En el wok los alimentos se saltean, removiéndolos constantemente.

 

Como ves, hay muchas formas de cocinar de forma saludable y variada. Y es que llevar una dieta saludable no es sinónimo de comer de forma aburrida, sino todo lo contrario: variedad y equilibrio.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.