Este mes de marzo en Naturarla es el mes del deporte. Por ello la sección “Feliz como una perdiz” de este mes sólo puede ir sobre el más conocido resorte de la felicidad: el deporte. El deporte y la felicidad van de la mano: el deporte nos ayuda a dormir mejor, a reducir la ansiedad, a canalizar la agresividad, a vernos más jóvenes y esbeltos, a potenciar el optimismo, a mejorar la autoestima… Pero el artículo de hoy no va sobre eso, va sobre algo que el 99% de la población se pregunta ¿Cómo alcanzar la constancia en el deporte?

Haz lo que te gusta: lo primero y más importante. El deporte debe ser algo que disfrutes. La oferta es amplia, así que no hay por qué sufrir. Si te gusta bailar apúntate a clases de algo movidito, si te gusta la naturaleza decántate mejor por el senderismo o la marcha nórdica y si lo que te gusta es la vida social lo tuyo son los deportes de equipo.

Disfruta: Usa el deporte para aclarar tu mente, para liberar tensiones, para dejar atrás las preocupaciones. Verás como pronto se convierte en algo esencial de tu vida y no puedes pasar un día sin practicarlo.

Ameniza con música: La música tiene mucho poder sobre nuestro estado de ánimo. ¿Por qué no preparas varias playlists de distinta intensidad para los distintos tipos de ejercicio que realizas?

Establece un horario: no permitas que el deporte sea una tarea más en tu lista de cosas pendientes. Márcate unas citas semanales y cúmplelas, siendo consciente de que forma parte de tu bienestar, tanto como comer tranquilamente o dormir tus horas.

Compite contigo mismo: ponte pequeñas metas para cada sesión de entrenamiento, el deseo de superación está en todos nosotros y ver como mejoramos un poquito cada día fomenta el sentido del logro.

Metas a corto plazo: Participar en una carrera de 5 km, subir una montaña en particular, volver a caber en los pantalones de hace 2 años… visualiza el lugar al que quieres llegar en 3-4 meses y ponte una fecha límite.

Revisar las metas. Una vez al mes realiza el ejercicio de mirar atrás y ver cómo has mejorado: si te encuentras mejor de ánimo, si te sientes más ágil, si has perdido algún kilo… ¡No olvides recompensarte por tu constancia y por tus logros! ¿Qué tal unas zapatillas nuevas para correr o una sesión de masaje?

Mézclalo: Alterna distintos tipos de ejercicio en tu rutina semanal. Los lunes puedes dar un paseo en bicicleta, ir a clases de yoga los martes y los jueves y jugar a tenis con un amigo los sábados.

Controla las lesiones: Cuidar la alimentación, hidratarse bien, calentar antes de entrenar y estirar los músculos con regularidad. Esas 4 pautas te ayudarán a evitar las molestas lesiones que rompen con nuestra rutina y nos obligan a empezar de cero otra vez.

Haz del deporte un estilo de vida: Intégralo en tu rutina, en tus vacaciones, en la educación de tus hijos… Los pequeños gestos son esenciales: acostúmbrate a ir usar tus piernas para desplazarte siempre que puedas (ya sea en bicicleta o a pie), si usas transporte público bájate todos los días una parada antes, toma las escaleras en lugar del ascensor. Cada pequeño gesto suma.

Busca un compañero: la responsabilidad que supone tener una cita con otra persona ayuda a muchos a superar las pequeñas debilidades que a veces sentimos cuando llega la hora de despegarse del sofá. Búscate un compañero con intereses similares y estableced metas conjuntas.

Cuida la alimentación: A menudo se dice que el éxito de un plan de entrenamiento depende, en un porcentaje muy elevado de la alimentación que llevemos. Comer sano y saludable nos hará  sentirnos bien por dentro y por fuera y será decisivo para no caer en el desánimo. Además a menudo una mala planificación de la dieta nos impide alcanzar los resultados deseados, lo que se traduce en desmotivación. Aproximadamente media hora antes del ejercicio dale a tu cuerpo la energía que necesita. De forma general se puede decir que lo que necesita el cuerpo en situaciones de desgaste son los llamados carbohidratos de bajo índice glucémico, aunque no debemos olvidar las proteínas. Para más información sobre nutrición y deporte recomendamos la lectura de este post de nuestro amigo nutricionista Aitor Sánchez.

 

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Maria Elena dice:

    Este artículo me ha parecido muy interesante. Intentaré seguir sus consejos, aunque seguramente tendré muchas “recaídas” como la mayor parte de la gente. Creo que el consejo más efectivo es el de compartir la actividad, lo que no solo la hace más amena sino que además crea una cierta “obligación” con el/ los otro/s participante/s.
    Enhorabuena por el blog!! Me gusta mucho y lo leo con asiduidad.

    • Natalia Berger dice:

      ¡Muchas gracias por tus comentarios Maria Elena!

      Nos alegra saber que te ha servido nuestro artículo, esperamos que te sirva de inspiración y te resulte mucho más fácil ser constante en el deporte… ¡y en todo aquello que te propongas!

      Un saludo de todo el equipo

Deja aquí tu comentario

 

Suscribirse sin comentar