como hacer pan casero sin panificadora


Naturarla

Os contamos una receta para el domingo. Un pan caliente y recién horneado que sorprenderá a toda la familia. Hecho con amor y sin panificadora. Olerá de maravillas y al morder la rebanada se podrá saborear toda su untuosidad….  ¿Os animáis?

 

Ingredientes para dos panes medianos:

  • Harina de trigo de fuerza 350 g
  • Levadura seca 5,5 g o Levadura fresca 15 g
  • Dos cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Agua tibia 180 ml
  • Una cucharada de sal

 

Aspectos importantes que debemos tener en cuenta en relación a la harina:

La harina de trigo normal que usas para hacer bizcochos no es recomendable. Necesitas harina de fuerza para hacer pan. Esta última es un tipo de harina que tiene una mayor proporción de proteína porque se elabora con sémolas de trigo duro.

Se le llama harina de fuerza porque hay que aplicar más fuerza sobre ella durante el amasado. Y lo que la hace más contundente durante el estirado y manipulación es su alto contenido en almidón.

La ventaja de usar esta harina para nuestros panes es que conseguimos una miga más tierna y esponjosa. Y además, el pan sube con más facilidad durante el proceso de fermentación y el horneado.

Elaboración:

1.- Vertemos agua tibia en un bol de cristal grande y añadimos la levadura. Removemos bien la levadura para que se disuelva.

2.- Agregamos el aceite, la sal y la harina (en este orden). Mezclamos hasta conseguir una masa compacta. ¡No te preocupes porque al principio se te pegue la masa a los dedos! Es normal. Mantenemos el amasado dentro del bol durante unos minutos, hasta que notamos que la masa ya no se pega con tanta facilidad en nuestras manos.

3.-Espolvoreamos sobre la encimera un poco de harina. Sacamos la masa del bol de cristal y empezamos a manipularla sobre la encimera. Hay que amasarla enérgicamente durante 7 minutos, y en cada vuelta agregar un poquito de harina encima para que no se quede pegado. Cuando esté amasada, hacemos una bola.

4.- Untamos un bol con un poco de aceite y colocamos dentro la bola. Cubrimos el bol con un paño (vigilamos que el paño no esté en contacto directo con la masa) y dejamos reposar 60 minutos a temperatura ambiente.

5.- Sacamos la masa. Tiene que haber crecido en tamaño como resultado del proceso de fermentación de la levadura.

6.- La colocamos sobre la encimera que hemos vuelto a espolvorear con harina y le damos golpecitos con los puños para que elimine los gases. La apretamos un poco haciendo dobleces, pero no la amasamos.

7.- Cortamos la masa en dos partes y les damos forma esférica. Así obtendremos dos panes redondos. Sobre la superficie de la masa, hacemos un corte en forma de cruz.

8.- Cubrimos la bandeja del horno con papel de hornear. Precalentamos a 215 º.

9.- Horneamos durante 30 minutos (quizás un poco más según tu tipo de horno).

10.- Lo sacamos cuando el pan está bien tostado. Os recomendamos cortar su masa suave y untar con Arla queso de untar.

 

Consejos:

  • Evita cortar el pan caliente, espera que enfríe antes de hacer las rodajas.
  • Dale la forma que desees, pero que no sea muy grande porque te puede quedar crudo por dentro.
  • ¡Ah! El agua tibia que añadas a la masa al principio del proceso no debe superar en temperatura los 40º porque sino estropeas la levadura.

¡Anímate y haz pan casero, ¡no te olvides de contarnos el resultado! 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.