Durante los últimos meses hemos hablado de las distintas áreas de compromiso de una marca con el medio ambiente y hemos escuchado a distintos trabajadores de Arla contarnos sus casos prácticos. Este mes hablamos de compensación del impacto ambiental. Toda producción tiene un impacto y la sostenibilidad no consiste en dejar de producir sino en encontrar una fórmula de equilibrio, que a fin de cuentas no suponga un desgaste medioambiental sin control.

Como vemos en el vídeo, Arla realiza su labor de compensación a través de su marca de yogures líquidos Yoggi Yalla, que se comercializa en Suecia. Se trata de una campaña para plantar árboles en Mozambique, acción que compensa por un lado la emisiones de CO2 que generan las fábricas y que por otro colabora en el equilibrio natural y climático de esa zona.

Aunque en el vídeo se habla de 70.000 árboles plantados, en este enlace puedes comprobar a tiempo real el número de árboles, que ya casi alcanza los 150.000 y va en aumento día tras día.

Se trata simplemente de otro ejemplo de las acciones que una marca puede realizar para compensar su impacto y conseguir que su producción no suponga un desgaste irreversible. Os dejamos con el vídeo: