energia-renovable


Penelope Coronado

Escuchamos mucho hablar de energías limpias, biocombustibles, también del precio del petróleo, de las subidas en el recibo de la luz. Pero, ¿sabemos realmente de dónde procede la energía y si es más o menos contaminante? Para empezar, podemos hablar de dos tipos de energía, en función de cuál es su origen: las energías renovables y las no renovables. Cuando se obtienen de fuentes naturales, a priori inagotables y que son capaces de regenerarse por medios naturales, se denominan energías renovables, como la solar, la eólica y la hidráulica. Por el contrario, las energías no renovables son las que la se encuentran en cantidades limitadas y proceden de combustibles nucleares o de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas natural.

Si hacemos un poco de historia, descubriremos que desde tiempos remotos las renovables constituían una parte importante de la energía utilizada por el hombre. Son buenos ejemplos de ello la navegación a vela y los molinos de viento o de agua, que aprovechaban los recursos naturales para generar energía. Fue con el invento de la máquina de vapor, y con la llegada de la Revolución Industrial cuando se utilizaron cada vez más los motores térmicos y eléctricos, en una época de todavía escaso consumo, que no hacía prever un agotamiento de las fuentes, ni otros problemas ambientales que más tarde se presentaron. Vamos a conocer un poco más en detalle en qué consisten y cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno de estos tipos de energía.

Ventajas y desventajas de las no renovables
Las energías no renovables son aquellas cuyas reservas son limitadas y se agotan con el uso. Proceden de la energía nuclear y de combustibles fósiles, es decir, del petróleo, gas natural y carbón. Al tratarse de recursos no renovables, su principal desventaja es que se agotarán a medio plazo, y tal vez sean necesarios millones de años para contar nuevamente con ellos. Además, dado que sus reservas son limitadas y van disminuyendo, sus costes de extracción son cada vez más elevados, algo que termina repercutiendo en el bolsillo de todos los ciudadanos, y es uno de los motivos por lo que en España cada vez pagamos más por la luz.

Una desventaja más: la combustión es la forma de obtener energía del petróleo, carbón y el gas, es decir, estos fósiles se queman para producir calor y movimiento, cosa que produce la emisión de gases invernadero que contaminan la atmósfera, junto con vertidos contaminantes que provocan graves alteraciones en los ecosistemas forestales, agrícolas y también ríos en las zonas de producción energética. Por su parte, las centrales nucleares emiten mínimas cantidades de contaminantes al aire. Sus inconvenientes son generar residuos radiactivos, producidos en el proceso de fisión nuclear, que resultan muy peligrosos, aparte de correr el riesgo de producir graves catástrofes ambientales.

Ventajas y desventajas de las renovables
Las energías renovables son aquellas que se obtienen de recursos naturales a los que se puede acudir de forma permanente, y que tienen un impacto ambiental nulo en la emisión de gases de efecto invernadero. Entre ellas, están la eólica (procedente del viento), geotérmica (procedente del calor de la Tierra), hidráulica o hidroeléctrica (de ríos y corrientes de agua dulce), mareomotriz (aprovecha las mareas de mares y océanos), solar (procedente de los rayos solares), undimotriz (se obtiene a partir de energía mecánica generada por el movimiento de las olas), además de la biomasa y los biocombustibles, a los que dedicaremos un apartado especial.

La energía eólica es inagotable, limpia y gratuita. Su principal inconveniente es su discontinuidad, ya que no siempre hay viento, y provocar cambios en el paisaje ambiental al tener que instalarse sus torres aerogeneradoras en un determinado paisaje. La energía solar es también limpia y gratuita, pero su desventaja es que es intermitente ya que reduce su potencia los días nublados. Otro handicap importante es que, para su transformación en energía eléctrica, se necesita de una tecnología de alto costo. La energía procedente del agua también es casi infinita y ecológica, pero entre sus inconvenientes están los períodos de sequía y que la creación de embalses provoca un alto impacto ambiental.

¿Qué son las energías verdes?
Son aquellas energías respetuosas con el medio ambiente, también denominadas limpias o no contaminantes. Las energías verdes son energías renovables que no contaminan, ya que su modo de obtención y uso no implica generar residuos o emisiones nocivas que puedan incidir negativamente en el medio ambiente. Son energías verdes la eólica, geotérmica, hidráulica o hidroeléctrica, mareomotriz, solar y undimotriz.

¿Qué son la biomasa y los biocombustibles?
La biomasa es materia orgánica que se origina en un proceso biológico, ya sea de forma espontánea o provocada, y que se emplea como fuente de energía. Procede de aprovechar materia orgánica a partir de restos de madera o paja, restos de carpintería, poda de árboles, residuos agrícolas, estiércol, aceites vegetales o animales. Se pueden utilizar como combustible, directamente mediante su quema o combustión, o bien convertidos en bioetanol, biogás o biodiésel.

Se trata de una energía renovable porque mientras puedan cultivarse los vegetales que las producen, no se agotarán. También se consideran más limpias que sus equivalentes fósiles, porque el dióxido de carbono emitido en la combustión ha sido previamente absorbido al transformarse en materia orgánica mediante fotosíntesis. Su principal desventaja es que utiliza cultivos en tierras dedicadas a la alimentación. Eso sí, una de sus ventajas es que, si la materia prima empleada procede de residuos, estos combustibles ayudan al reciclaje.

Y para acabar, un dato: las no renovables suponen un 92% del consumo energético en nuestro país, mientras que las renovables representan tan sólo un 8%. Por eso, se trata de hacer un consumo más responsable en el día a día, y reducir o eliminar el consumo energético innecesario, poniendo en práctica una conciencia del ahorro energético y condena del despilfarro. Y es que producir energías limpias, alternativas y renovables supone una mejora del medio ambiente, además de la manera de aprovechar los recursos que nos da la naturaleza sin riesgos de contaminación.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.