planificacion


Este mes de los platos económicos va tocando su fin y después de haber presentado algunas recetas económicas y de haber hablado del ahorro energético y de la mejor forma de aprovechar el congelador y también de los productos que se pueden preparar en casa, como la masa de pizza o el yogur, hoy abordamos una de las bases de la economía doméstica: la planificación. La planificación nos permite reducir al máximo nuestro presupuesto sin necesidad de reducir en calidad, ¿no es lo que buscamos todos?

Menú semanal
Elige un día de la semana para hacer lo que nuestras abuelas hacían todas las semanas sin excepción: planificar un menú semanal en el que nada se tire y sin gastar “un duro de más”. Para ello lo primero es hacer un inventario de sobras de la semana anterior. Teniendo en cuenta todo aquellos que tenemos esperando en el frigorífico, debemos pasar a la creación de un menú semanal, en el que aprovechemos todo lo que tenemos y que sea equilibrado y saludable. A partir de ese menú elaboraremos una lista detallada de ingredientes que hace falta comprar.

Alimentos saludables, más baratos
Si revisas tus tickets de la compra verás que, salvo alguna excepción, los productos más caros son productos que combinan muchas calorías y muy poco valor nutritivo, como refrescos, chips, dulces o platos preparados. Los productos “básicos” como legumbres, huevos, frutas o yogures, no sólo son mucho más económicos; además nos acercan a una alimentación más natural y saludable. Apuesta por ellos.

Alimentos de temporada
Las frutas y las verduras de temporada, además de ser más sabrosas y más ecológicas, son mucho más económicas. En algunos casos el precio se triplica para productos fuera de temporada. Una vez más, lo natural es lo más lógico. Por eso si te planteas, por ejemplo, un caldo de verduras, infórmate antes de qué verduras son las que están en plena temporada. En Naturarla tenemos listas de alimentos de temporada para todos los meses del año.

Comer antes de comprar
Un truco muy simple pero efectivo. No te acerques al supermercado con el estómago vacío o serás víctima de las compras impulsivas. Toma un tentempié antes de salir de casa y cuando llegues al supermercado limítate a la lista.

Aprende a aprovechar
De nuevo vienen a nuestra mente las abuelas, que conocían todos los trucos para no tirar nunca nada. Esa buena costumbre se ha perdido en nuestra sociedad actual, pero con cuatro trucos de aprovechamiento en la cocina, tu presupuesto puede reducirse considerablemente. Desde las croquetas y los purés a los revueltos y las tartas… el tema da para mucho y puede que pronto volvamos sobre ello, pero con un poco de imaginación aprenderás a convertir los restos en impresionantes platos.

El congelador
Hay muchos platos que se pueden congelar fácilmente. Nuestro consejo para esto platos es que cada vez que los cocines, hagas el doble de comida, o incluso el triple. El ahorro en tiempo, energía y cacharros sucios es lo primero que nos viene a la mente, aunque el verdadero ahorro es otro: ese día que llegas a casa sin tiempo o sin ganas de cocinar y sueles pedir comida preparada o preparar comida de sobre. ¡Cuánto más saludable y económico sería descongelar un plato casero!

Como ves todo es cuestión de organizarse. No sólo conseguiremos reducir el presupuesto… ¡además conseguiremos mejorar nuestra dieta!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.