deporte-ideal

Con el inicio del curso escolar muchos nos planteamos el introducir el deporte en nuestras rutinas, empezamos a mirar precios de gimnasios y clases de yoga. Sin embargo esta fuerza inicial de septiembre a menudo se desvanece con el paso de las semanas. Algunos le echan la culpa a las múltiples obligaciones y otros admiten que no tienen suficiente motivación. Nosotros creemos que la falta de motivación no existe como rasgo general, sino la falta de motivación por algo en concreto. Lo que nos falta a la mayoría es encontrar ese deporte ideal que va con la forma de ser de uno y se adapta a las necesidades y estilo de vida. Una vez encontrado ese deporte, la motivación viene sola. Hoy queremos aprender a analizarnos para encontrar ese deporte y para ello nos haremos unas cuantas preguntas:

¿Que te pide el cuerpo, relajarte y bajar el ritmo o descargar adrenalina?
Cuando termina la jornada laboral o la semana algunos sólo piensan en relajarse y recuperar el equilibrio. Las disciplinas cuerpo-mente como yoga, tai chi o chi kung son excelentes para contrarrestar los negativos efectos del estrés. Sin embargo algunas personas están lejos de relajarse con ejercicios lentos y lo que necesitan es sentir la adrenalina. Para ellos mejor un deporte explosivo, como el spinning o el boxeo.

¿Disfrutas de estar con gente o te gusta más tener tu espacio y tu flexibilidad?
Existen 4 formas de enfocar el deporte según el grado de implicación social, cada una con sus pros y sus contras: entrenar sólo, entrenar con un amigo, apuntarte a una clase o grupo con un horario fijo, participar en deportes de equipo. La mayor implicación suele ayudar a la constancia, aunque también resta flexibilidad. Ten en cuenta eso para elegir un deporte que se ajuste a tu personalidad y tu estilo de vida.

¿Cuál es tu objetivo?
Si tu objetivo es perder peso necesitas un deporte que combine ejercicio aeróbico y tonificación, muchas clases de baile combinan esos dos aspectos. Para aquellos que desean ganar peso, mejor centrarse en la tonificación, con deportes como yoga o pilates. Ejercicios aeróbicos como correr, montar en bicicleta o nadar colaboran muy positivamente a ese agradable sentimiento de “estar en forma”. Para ganar, fuerza, equilibrio y flexibilidad existen otra clase de deportes que pueden ir desde las clases de baile a la escalada. Prácticamente todos los deportes potencian la coordinación.

¿Al aire libre o en espacios cerrados?
Todo tiene sus pros y sus contras y dependerá de tu forma de ser que unos pesen más que otros. Los deportes a puerta cerrada tienen la ventaja clara de la practicidad y son ideales para las personas con poco tiempo. Lo importante cuando nos decantamos por un deporte a puerta cerrada es explotar al máximo este aspecto: elige un centro que esté cerca de tu casa o de tu trabajo, de modo que te resulte lo más fácil posible ir. Sin embargo algunas personas no se sienten a gusto en un espacio cerrado lleno de gente sudando. Para ellos existen deportes como la bicicleta, correr, el padel… o mejor aún, los deportes en plena naturaleza, como el esquí, la marcha nórdica, la vela…

¿Cuál es tu forma física?
Valora tu edad, tu forma física y tus limitaciones. ¿Las articulaciones te están dando problemas? ¿Tienes problemas de corazón?¿Arrastras una lesión? ¿Llevas 15 años sin practicar deporte? Ten en cuenta todos esos aspectos y sé realista con tus posibilidades. A no ser que tengas 25 años y una salud de hierro, puede ser buena idea consultar con tu médico el deporte que has elegido.

Una vez hayas respondido a todas estas preguntas puedes empezar a pensar en el deporte ideal para ti. La lista es infinita: correr, ciclismo, tenis, trekking, natación, danza, artes marciales, aeróbic, yoga, fútbol, voleibol, esquí, atletismo, esgrima, badminton, escalada, surf, baloncesto, patinaje, piragüismo, equitación, fitness, golf, balonmano, buceo, paddel, hockey, vela, espeleología, rugby, boxeo, tenis de mesa, gimnasia, tiro con arco…

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.