Historia de la pizza


Si consideramos como origen de la pizza el momento en que el hombre emplea el pan por primera vez en la histora, y más concretamente el pan plano, entonces nos tenemos que remontar a la antigua Grecia, cuna de los panes planos, donde se servía decorado con hierbas, especias, ajo y cebolla, e incluso antes, ya que los etruscos aliñaban sus panes planos con olivas, pasas y hierbas aromáticas. También los soldados persas tomaban pan plano con queso fundido y dátiles, y Virgilio en la “Eneida” menciona un plato similar. Por su parte, los antiguos romanos cocinaban un pan plano de forma circular condimentado con hierbas y semillas.

Los panes planos aliñados con otros alimentos son típicos de las cocinas mediterráneas, algunos ejemplos son la coca dulce o salada de la cocina española, el pan pita griego o la focaccia italiana, antecesora de la pizza. Por su parte el queso, el otro componente básico en la pizza, ya existía incluso antes que el pan. Ambos son alimentos muy antiguos en la historia de la humanidad, y que desde muy antiguo se tomaban combinado el uno con el otro.

Pero para que naciera de verdad la pizza, harían falta muchos siglos más, y concretamente que se produjera el descubrimiento de América, para que Europa conociera el tomate.

El verdadero origen de la pizza se sitúa en Nápoles, cuando esta region pertenecía a España, o mejor dicho al Reino de Aragón. Por eso es probable que fuera Nápoles la primera región italiana que probase tal fruto, que popularmente empezó a llamarse pomi d´oro, es decir manzana de oro, nombre que daría lugar a la palabra italiana pomodoro que designa el tomate.

Concretamente, el nacimiento de la pizza se produciría en las zonas más pobres de los arrabales de Nápoles, sobre finales del siglo XVIII, por la simple necesidad de añadir salsa de tomate al pan plano. El resultado: la pizza, que ganaría gran popularidad y pronto se convertiría en una atracción y en la especialidad local para las personas que venían de fuera a visitar la ciudad.

¿Y cuándo se convertiría el queso en uno de los ingredientes esenciales de la pizza? Sería en el año 1889, cuando los reyes de Italia, Humberto I de Saboya y su esposa, Doña Margarita, visitaron la ciudad de Nápoles. En un gesto de acercamiento al pueblo, y para satisfacer la curiosidad sobre esa comida de la que tanto se oía hablar, y que disfrutaba de tanto prestigio en esta ciudad, solicitaron una pizza al pizzaiolo Raffaele Esposito, que trabajaba en la panadería “Pietro… e basta così”. Éste, para conmemorar la reciente unificación de Italia y la nueva bandera del país, decidió decorar el pan de pizza con los colores rojo del tomate, verde de la albahaca fresca y blanco del queso mozzarella. Llamó a su invento “pizza a la Margarita”, y de esta forma tan casual se creó la que  sería tal vez la comida más popular de Italia y del mundo.

Sugerencia Naturarla: Después de leer la historia de la pizza, seguro que te han entrado ganas de tomar pizza, te sugerimos una receta muy fácil de pizza con berenjenas y queso Arla Finello Mozzarella.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.