deporte en invierno

Estos días las temperaturas bajas y la ropa de invierno no nos invitan a salir a practicar deporte y la mayoría caemos en el sedentarismo hasta que vuelve la primavera y se inicia la ya conocida “operación bikini”. Sin embargo, para mantener un peso adecuado, un estado de forma saludable y sentirnos bien es importante que nuestro cuerpo esté activo durante todo el año y que el ejercicio físico forme parte de nuestra rutina diaria. A menudo se habla de los llamados “deportes de invierno”, que son aquellos relacionados con la nieve y el frío. Sin embargo, son deportes que se practican de modo esporádico e incluso aquellos que puedan esquiar todos los fines de semana, necesitarán mantenerse activos durante la semana, para evitar lesiones.

Disfrutar del deporte en invierno

Ocurre a menudo que los aspectos positivos y los negativos de algo resultan ser la misma cosa. Numerosos dichos populares y frases históricas aluden a ese fenómeno: “Todo depende del cristal con que se mira”. En este caso ocurre lo mismo. Los motivos que nos llevan al sedentarismo en invierno son a su vez… ¡poderosas motivaciones para practicar deporte en esta época!

Un factor que lleva a mucha gente a quedarse en casa es la falta de luz solar. Los días son más cortos y, tras el trabajo, nos dirigimos directamente a casa. Error. Si la falta de luz solar ya nos hace sentir un poco decaídos, este tipo de vida no nos ayuda a recuperar el ánimo. Desde Naturarla os animamos a ocupar esas oscuras tardes de invierno en el gimnasio o la piscina. Os sentiréis mucho más animados al llegar a casa.

Las bajas temperaturas son otra excusa habitual. ¡Nada menos lógico como excusa! La actividad física nos ayuda a mejorar la circulación y a combatir el frío, eso ya lo sabíamos. Además es en invierno cuando más necesitamos invertir en salud: el deporte y la vida sana reforzarán nuestro sistema inmunológico y nos evitaremos resfriados y gripes.

Otro dato a tener en cuenta es el cambio en la alimentación. En invierno nuestro cuerpo necesita alimentos calóricos para afrontar las bajas temperaturas. Mantener una regularidad con el ejercicio físico es la mejor forma de evitar que esos excesos en nuestra dieta no se conviertan en unos kilitos de más.

 

Precauciones para el deporte en invierno

Si vas a practicar deporte al aire libre debes tener en cuenta factores como el frío o la falta de luz. A continuación te damos algunos consejos:

Si puedes, practica deporte al mediodía, cuando la temperatura sea más suave. Ten en cuenta factores como el viento: si sales a correr empieza de cara al viento, así la sensación térmica al volver con el cansancio y el sudor será más suave.

En cuanto a la ropa es conveniente vestirse por capas y con ropa deportiva. Las capas más próximas al cuerpo deben ser de materiales que puedan “absorber” nuestro calor. Si vamos a realizar un ejercicio intenso conviene una camiseta de fibra sintética o natural como las que venden en las tiendas de deportes. El algodón no es aconsejable. Otro elemento imprescindible para hacer deporte en invierno es una chaqueta impermeable para cortar el viento o la lluvia.

Con el frío los músculos y los tendones se contraen y tenemos mayor riesgo de lesión si no los hemos trabajado previamente. El calentamiento, que siempre es importante, debe ser más exhaustivo en invierno.

El frío nos puede hacer parecer que no sudamos o no nos esforzamos bastante, pero estamos realizando el mismo ejercicio y es necesario hidratar el cuerpo antes, durante y después. También es interesante tener en cuenta que las condiciones adversas pueden fatigarnos más deprisa.

Cuando llegues a casa relájate con una buena ducha caliente y reconstituyente.

 

Los gimnasios y otros deportes indoor

Hay un motivo por el que el ser humano ha inventado tantos deportes para ser practicados en sitios cerrados: depender de los caprichos del clima para practicar los deportes que más nos gustan nos impide tener la constancia necesaria y dificulta la generación de una rutina. Además las ciudades no siempre nos facilitan el deporte al aire libre. Pero en cambio la oferta indoor en las ciudades suele ser grande: diversos tipos de gimnasio con completos calendarios de actividades y entrenadores personales, piscinas en las que practicar todo tipo de deportes acuáticos, centros de baile con largas listas de cursillos, deportes de equipo como el voleibol o el baloncesto o, muy invernal, patinaje sobre hielo. El invierno es el momento perfecto para este tipo de deportes.

 

Ya basta de excusas, acostúmbrate a pasar por el gimnasio cada tarde de camino a casa… ¡verás como empiezas a sentirte mucho mejor!

2 Comentarios
  1. Marianela

    Siguiendo vuestro consejo, me he apuntado a un curso de iniciación a la marcha nórdica, por un hermoso paraje y en compañía, para el próximo domingo.
    Claro que las temperaturas ya no son tan bajas.
    Pero a veces lo que nos falta es un pequeño empujoncito.

    • Natalia Berger

      ¡Qué bien!Ya nos contarás qué tal eso de la marcha nórdica, hemos oído cosas muy positivas al respecto. Pero que no se quede en cosa de una sólo domingo, ¡lo importante es la constancia!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.