Dieta detox

Aunque la industria que vende productos y ofrece servicios alrededor del fenómeno detox están en plena ebullición, en especial en estas fechas, no existe una evidencia clínica que apoye el uso de este tipo de dietas.

¿Por qué si no existe un respaldo científico son tan populares entonces?

Principalmente por la lógica y el razonamiento que nos evocan. Su argumentario se basa en conceptos que a las personas nos convencen. Suele girar en torno a lo siguiente:

  • Resultados rápidos tanto de salud y pérdida de peso.
  • Uso de algún elemento “detoxificador” o producto concreto con propiedades exacerbadas.
  • Purga/Compensación tras los excesos.

En primer lugar, hay que considerar que el vocabulario detox está compuesto principalmente por charlatanería que no se corresponde a nada en concreto: Depurar, detox, limpieza, purificar son palabras muy usadas que no son nada en nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo tiene un proceso de detoxificación propio, no somos una piscina a la que haya que limpiarle la depuradora cada año.

A las personas nos parece muy lógico que tras un periodo de excesos, como puede ser la Navidad, para volver a la “normalidad” tengamos que compensar. Este proceso no obstante, no debe de ser una purga drástica que nos haga bajar de peso rápidamente y comprometa nuestra salud.

Tenemos que tener en cuenta que el peso que hemos ganado durante muchos años y meses no se puede corregir en unas pocas semanas o días. Requiere una adaptación paulatina, pero ya no solo a nivel de salud fisiológica, sino también de nuestras rutinas. ¿Para qué queremos bajar de peso con una dieta que no es sostenible a lo largo del tiempo? Lo que os propongo es que penséis no en los excesos navideños, sino en vuestro día a día normal del año. ¿Qué estabais haciendo en noviembre? ¡Es eso lo que hay que corregir!

 

“Pero yo es que quiero adelgazar de manera rápida los kilos que he ganado en navidad, no tengo pensado seguirla mucho tiempo, luego volveré a comer sano”

 

Siento decirte que no es buena idea y que ese propósito no suele traducirse en una realidad. Por cierto, cuando sometemos a nuestro cuerpo a una excesiva compensación, él mismo y como método de seguridad reduce el gasto energético y la actividad. Imagínate lo que pasaría cuando al terminar la dieta detox volvieras a tu rutina de siempre pero con un gasto energético menor: Correcto, el efecto yoyó (cuando se gana más peso que el que teníamos de inicio).

¿Tienen alguna parte buena las dietas detox?

Si pudiéramos salvar algo de estas propuestas de alimentación sería principalmente la moderación que presentan, que están basadas en productos vegetales y la ausencia de productos ultraprocesados. Cosas que deben ser fundamentales en cualquier dieta saludable, no solo en las detox.

Si a pesar de eso te siguen convenciendo las propuestas detox actúa con cabeza: Quédate con algunos conceptos quete hayan podido llamar la atención, pero no con la pauta entera: Alguna receta, la presencia de algún alimento o ingrediente, una infusión que proponga… pero es mejor no seguirlas al pie de la letra, ya que suelen ser excesivamente bajas en calorías sin contemplar la presencia de todos los micronutrientes necesarios. ¿Por qué en lugar de gastar tiempo y dinero en productos milagro no los invertimos en pedir ayuda a alguien que nos pueda enseñar a comer bien de por vida?

Si se quiere tener una dieta saludable en este inicio de año con el fin de conseguir nuestros propósitos del 2016, mucho mejor seguir una dieta saludable, basada en productos vegetales (frutas, verduras y hortalizas) y completada con un aporte de proteína y grasa de calidad, que lo podremos encontrar en las legumbres, carne y pescados sin procesar, lácteos sin azucarar o huevos.

¡No te pierdas la guía de alimentación sana de Aitor Sánchez! Descárgate gratis este ebook con consejos para una dieta equilibrada y saludable.

Guia de alimentación sana

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.