comidaparallevar


Comer en la oficina o, en el caso de los niños, almorzar en el colegio suele tener como consecuencia malos hábitos alimenticios. Los bares de menú ofrecen cantidades excesivas y dietas poco equilibradas, en las máquinas expendedoras encontramos productos poco naturales y pobres en nutrientes y la comida preparada desvirtúa todos los esfuerzos que hemos estado haciendo por llevar una dieta saludable. En Naturarla hemos decidido dedicar este mes, el mes de la vuelta al cole, a este tema, que nos parece de gran importancia. Este curso 2012-2013 queremos que vuestra dieta sea la mejor y por eso os traemos cada martes nuestras recetas y algunos consejos más. Ahí van algunos aspectos a tener en cuenta:

Organización: Lo primero que necesitas es una serie de recipientes herméticos en los que guardar y transportar raciones individuales de comida y unos cubiertos de plástico, lavables y reutilizables. Acostúmbrate a pensar en ello por la noche y prepararte una buena comida equilibrada. Si lo haces todas las noches se convertirán en un hábito y no te supondrá esfuerzo hacerlo.

Tipo de recetas: Si en el trabajo no tienes microondas deberás optar por los platos fríos. Elige ensaladas contundentes, a base de legumbres, patata, arroz o pasta y acompáñalas de algún sandwich y un postre. Si tienes microondas puedes incluir en tu dieta platos calientes. Los ideales para recalentar son los que llevan salsas y los que se pueden dejar a medio cocer, para darle el golpe de calor final en la oficina. En las próximas semanas presentaremos algunas sugerencias de comida sabrosa y equilibrada para llevar a la oficina, una cada martes y finalmente la propuesta de nuestro amigo David García.

Aliñar: Las ensaladas deben ser aliñadas en el momento de comer. Prepara el aliño en casa y mételo en pequeños botecitos. Puedes emplear el mismo método para recalentar platos que lleven salsa sin que se sequen demasiado.

Cocina siempre un poco más: Cuando prepares comida para casa, especialmente si se trata de un plato fácilmente aprovechable y poco perecedero, prepara siempre un poco más. Puedes guardar la comida para llevarla a la oficina al día siguiente o puedes congelar pequeñas raciones individuales.

Practica el “tupper solidario”: Propón a algunos compañeros de tu oficina hacer un sistema rotativo por el que sólo uno de vosotros se encargará cada día de la comida de todos. De ese modo cada uno deberá cocinar un día a la semana (por ejemplo) y en cambio podrá comer bien todos los días.

Tu dieta equilibrada: Además de llevarte un menú equilibrado, añade a tu bolsa una fruta y algún otro tentempié para picar a media mañana y a media tarde. De ese modo cumplirás con las 5 comidas recomendadas.

Los niños: Si los adultos pecamos de menú de bar, los niños pecan de bollería. Preparar un almuerzo sano y equilibrado para los niños es un gesto que cuesta muy poco pero que se notará mucho y por muchos años. La alimentación durante la infancia es un asunto fundamental. Por eso en este mes de la comida para llevar no queremos olvidar a los más pequeños y hablaremos también de los almuerzos que les preparamos.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.