sonrisa-musica


Otro lunes más vamos a intentar arrancar una sonrisa en cada uno de los lectores de Naturarla. Lo que hoy traemos es francamente impresionante, se trata de un pequeño niño prodigio llamado Jonathan. A los 8 meses de edad el pequeño Jonathan empezó a mostrar especial interés por la música clásica. Hoy os traemos una imágenes de Jonathan, a los 3 años, jugando a ser director de orquesta. La entrega que demuestra y la pasión con la que dirige esta pieza, el cuarto movimiento de la quinta sinfonía de Beethoven, han dejado a medio mundo pasmado. El director de orquesta Misha Rachlevsky vio estas imágenes y un año más tarde Jonathan, con sólo 4 años de edad, dirigió su primera orquesta de verdad.

Os dejamos con las imágenes, que no tienen desperdicio:

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.