no te salves


Ya sabéis que de vez en cuando, en “Empieza la semana con una sonrisa” nos gusta traeros las palabras de otro, de alguno de esos que fueron conocidos y admirados por hacer sonreír con sus palabras. El escritor que os traemos este lunes nació en un país pequeño y humilde llamado Uruguay y cuando leemos sus letras no podemos evitar la sensación de que cada uno de sus poemas, sus cuentos y sus novelas quedaron teñidos de su gran sensibilidad y su profundo y sincero amor hacia el ser humano. Hoy empezamos el lunes con Mario Benedetti y junto con él os invitamos a ¡Vivir!, con mayúscula y signo de exclamación.

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.