en verano, limonada


Llega el verano, llegan las terracitas, llega el gazpacho, el tinto de verano, la horchata y los polos, nuestra nevera que no da abasto con los hielos, llega el granizado y llega la limonada, o mejor aún, llega el granizado de limón.

¿Sabías que no hace falta que vayas a la heladería de debajo de casa para disfrutar en verano de una rica y fresquita limonada? Te explicamos cómo hacerla tú mismo en casa, anímate porque es muy fácil, muy nutritiva y muy económica además.

Basta que compres limones, con media docena tienes suficiente para hacer una buena cantidad de limonada. Coge el exprimidor y exprime los limones. Vierte el limón exprimido y la pulpa en un recipiente amplio. Añade agua, aproximadamente un litro, y mézclalo todo bien.

Para darle un toque especial, ralla con un rallador parte de la cáscara del limón, pero el interior, la parte de color blanco y blandita, y luego lo añades al agua con limón. Agrega finalmente azúcar, según el gusto.

Y listo. Una vez esté todo bien mezclado, mete el recipiente en la nevera, y cuando esté bien fresquito, tendrás una limonada bien sana y nutritiva para calmar la sed. Y bueno, si lo que te apetece es un granizado, mete el recipiente en el congelador, y déjalo durante unas horas, hasta que haya hecho hielo, y así disfrutarás de un delicioso y sano granizado de limón hecho naturalmente.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.