ensaladas con personalidad


Natalia Berger

Si hay un tema que no podíamos dejar de tocar en este mes de los platos veraniegos es la ensalada. En verano apetecen más que nunca y los nutrientes que nos ofrece un plato lleno de verdura cruda es exactamente lo que el cuerpo nos está pidiendo para recargarse de energía y funcionar mejor. Pero aunque nos apetece comer ensalada todos los días, no debemos caer en el error de comer cada día lo mismo. En la ensalada la variedad es tan amplia como la imaginación y concretamente ese es el tema que vamos a tratar hoy:

  1. Elegir la base: siempre hay un ingrediente que funciona como base de la ensalada. La mayoría de las veces es la lechuga, aunque hay que tener en cuenta que hay más de 100 variedades de lechuga y que cada una aporta distinto sabor, textura y nutrientes. Aquí puedes consultar las variedades más populares. Además de la lechuga, también debes considerar las ensaaldas con base de patata, de pasta o de arroz, muy socorridas en verano cuando el plato caliente no apetece. También las lentejas, las judías o el cuscús son excepcionales como base y muy nutritivas.
  2. Añadir color: el rojo del tomate, el naranja de la zanahoria, el violeta de la col lombarda, el magenta de los rábanos… los vegetales de distintos colores enriquecen tu plato y lo llenan de vitaminas. Combínalos de distintas formas y apuesta siempre por la variedad: si ayer añadiste pepino y remolacha, hoy añade apio y germinados.
  3. Proteína: especialmente cuando la ensalada va a ser un plato único, nos gusta añadirle un poco de proteína: a veces un poco de pollo asado que ha sobrado de otra comida, un poco de salmón ahumado, bacalao o huevas. El queso es una opción muy buena y que sienta bien a todo tipo de ensaladas. Por ejemplo el queso Arla Apetina, sabroso y cremoso, ideal para ensaladas como la ensalada griega o una ensalada de pasta a la que le falta sabor. O los daditos de queso Finello Ensalada, especialmente pensados para acompañar todo tipo de ensaladas.
  4. Extras: Dale un toque dulce a la ensalada añadiendo frutas como manzana, naranja, piña, mango… también puedes añadir frutos secos o semillas, como pipas de girasol o calabaza, nueces, anacardos…
  5. Vinagreta: Con cítricos, con mostaza, con jengibre, con hierbas… jugar con los distintos ingredientes te permitirá darle a cada ensalada una personalidad totalmente nueva. En este post te damos algunas ideas aunque lo esencial, como siempre, es que te dejes llevar por tu instinto y empieces crear tus propias salsas.
generador de ensaladas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si lo que buscas es un poco de inspiración puedes consultar nuestro apartado de ensaladas. Las encontrarás para todos los gustos: de patata, de arroz, con pollo, con salmón, con frutos secos y con hierbas… elegantes, sencillas, frescas, completas… con esta selección podrás pasar todo el verano comiendo ensalada… sin cansarte.

2 Comentarios

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.