saludable mantequilla Lurpak

Todos sabemos lo saludable que es incluir en nuestra dieta determinados alimentos para proporcionarnos grasas, carbohidratos y proteínas saludables. Pero igual de importante es conocer cómo se produce ese alimento concreto y de dónde procede. ¿Alguna vez habéis reflexionado sobre el origen de la mantequilla y los métodos productivos? En este sentido, igual que no todos los tomates o pescados son iguales, tampoco todas las mantequillas son iguales.

Beneficios de la mantequilla

 

La mantequilla se obtiene a partir de la materia grasa de la leche y es tan compleja y rica nutricionalmente que contiene cientos de ácidos grasos distintos, así como vitaminas solubles en grasa esenciales para el organismo. Los ácidos grasos no solo nos aportan energía a través de su contenido calórico sino que tienen importantes papeles en el organismo. Por ejemplo, el ácido graso conocido como CLA (ácido linoleico conjugado), ha demostrado favorecer la pérdida de grasa corporal en múltiples estudios y tiene diversos beneficios contrastados para la salud.

Diferencia entre mantequillas

 

La mantequilla de vacas alimentadas con pastos puede tener hasta 5 veces más cantidad de CLA que la obtenida a partir de vacas alimentadas con granos y cereales. Pero no solo eso, ya que estas tienen mucha más cantidad de ácidos grasos Omega 3 o de vitamina K2.

Debemos además recordar que grandes estudios recientes han vuelto a demostrar que es incierto que la grasa saturada contenida en la mantequilla sea perjudicial para la salud cardiovascular. En países donde hay más proporción de vacas alimentadas con pastos, las personas que consumen mantequilla parecen tener menos problemas cardiovasculares.

Un estudio de 2010 analizó los tejidos grasos de 1813 personas que habían sufrido ataques cardíacos y los comparó con los de 1813 personas que no habían sufrido tales ataques cardíacos. El estudio se hizo en Costa Rica, donde las vacas son alimentadas con pastos, y aquéllos que eran más consumidores de mantequilla tuvieron más CLA en sus tejidos grasos y más probabilidad de no haber tenido un ataque cardíaco.

Otro estudio, esta vez de Australia, por ejemplo halló que las personas que más consumen lácteos enteros tenían un 69% menos riesgo cardiovascular que aquellas que no consumían lácteos de ningún tipo. Es similar a lo que se ha hallado en países europeos donde las vacas son principalmente alimentadas con pastos.

Así pues, una mantequilla obtenida de vacas alimentadas con pastos como Lurpak de Arla no sólo no es en absoluto perjudicial para salud sino que muy al contrario es un súper alimento.

¿Mantequilla o margarina?

 

A la hora de hablar de las diferencias entre la mantequilla y la margarina, no podemos obviar un hecho fundamental: La mantequilla es un producto tradicional que siempre ha ido unida a la dieta humana; muy al contrario, la margarina es un alimento moderno producto de la industrialización.

Así pues, la mantequilla es un producto totalmente natural, sin embargo la margarina precisa de una transformación industrial debido a que las grasas vegetales con las que está hecha son naturalmente líquidas. Por eso, para que sea sólida como la mantequilla tiene que someterse a procesos industriales.

Durante tiempo, las margarinas estaban llenas de grasas trans que con el tiempo se han ido prohibiendo y restringiendo por sus conocidos efectos negativos para la salud. Aunque hoy en día gran parte de las margarinas no tienen este tipo de grasas, de modo irremediable son productos muy altos en grasas Omega 6, unas grasas que en exceso producen inflamación celular y se asocian con múltiples problemas de salud desde cardiovasculares hasta neuronales. No ocurre lo mismo con la mantequilla que no tiene grasas trans y es muy baja en Omega 6 igual que las dietas tradicionales.

 

Mantequilla con ingredientes naturales

 

Desde 1911, Lurpak no sólo es la marca líder en prestigio y confianza del consumidor en su país natal Dinamarca, donde las vacas son tradicionalmente alimentadas con pastos, sino que lo es internacionalmente en países como Reino Unido o Grecia, aunque no fue hasta 1957 que esta mantequilla de calidad superior se denominó Lurpak tal como la conocemos hoy.

Para hacer Lurpak se emplea lo mejor de la tecnología moderna para sacar el máximo rendimiento y calidad posible a las recetas tradicionales para conseguir la mejor mantequilla posible. Así, se necesitan 20 litros de leche entera de vacas alimentadas con pastos para obtener un solo kilogramo de Lurpak. La parte más sabrosa de la leche, la nata, se deja madurar antes de entrar en el proceso de hacer mantequilla y luego se añaden cultivos naturales de ácido láctico para obtener las características inconfundibles de sabor y aroma de Lurpak.

Con ello obtenemos un regalo de la naturaleza para nuestro paladar y nuestro organismo. Porque una buena salud necesita una buena mantequilla.

Lurpak comercializa el formato pastilla de mantequilla con sal (ingredientes: leche fresca y una pizca de sal). También, la tarrina fácil de untar con sal ( ingredientes: leche fresca, aceite vegetal y una pizca de sal) y sin sal (ingredientes: leche fresca, aceite vegetal). Además de para uso cotidiano, la textura y cremosidad de la mantequilla fácil de untar da muy buen resultado en la cocina. Visita la página de Lurpak para descubrir algunos trucos para realzar el sabor de tus recetas.

Mantequilla Lurpak con ingredientes naturales