Artículos...
Y destacamos...

¿Te gustaría cocinar un rico risotto de tomate con albahaca! Te contamos los ingredientes y paso a paso de esta receta tan fácil.

¡Hola a todos! Me encanta el tema del mes… ¡el color! No sé si a alguno de vosotros os ha pasado, pero mi hijo, cuando era pequeño, era de los que comía o no en función del color de los alimentos… Pasó etapas en las que lo quería todo blanco, luego, todo naranja… hasta que le quité la manía, me lo puso difícil, pero lo que sí es verdad es que la comida entra primero por los ojos, así que éste es un tema importante.

El risotto de setas es una de esas recetas que, bien preparada, es difícil resistirse. Hoy Mario Sandoval nos presenta sus trucos para este plato clásico de éxito asegurado:

Siendo el mes de los moluscos, nos encontramos con infinidad de posibilidades a la hora de cocinar, además, ahora es buena temporada, pero podemos decir, que nunca faltan a lo largo del año y que los hay de todos los precios, para mi, por calidad-precio, me quedo con un buen mejillón. Pero hoy he querido utilizar molusco que empleamos menos para hacer un arroz, y demostrar así, que con cariño, el resultado puede ser excelente. Vamos con la receta;

Uno de los platos más agradecidos que se pueden preparar, tanto en familia, como para una ocasión especial, es un buen arroz. Hay mil formas de prepararlo, pero hoy os traigo un risotto con setas y queso azul que espero que os guste tanto como a mi familia. La única premisa, además de que los ingredientes sean de calidad, es tomarlo recién hecho, así que calculad que hay que empezar a prepararlo una media hora antes de sentarnos a la mesa.

La semana pasada os enseñamos a preparar esta fresquísima y sabrosa ensalada de pasta con salmón y queso azul, que muchos apreciasteis por su sencillez y porque siempre es bueno en verano conocer nuevas ensaladas y ensaladillas para variar el menú. Hoy os traemos otro de esos platos con los que variar el menú de ensaladas… muy fresco ¡y cargado de nutrientes!

Éste mes he optado por algo muy fácil y diferente, algún sabor más desconocido y los clásicos de siempre. El intenso sabor del queso azul “Castello Black” se ve contrastado, por el dulzor del membrillo de siempre, por la textura crujiente y tostada del arroz salvaje, por el sutil picante del jengibre confitado, y por el neutro sabor del pan de sésamo. Todos son buenos, pero si los agrupamos y los servimos después de una buena comida, la experiencia se convierte sencillamente, en algo perfecto. Vamos con la receta.

Aromas y texturas singulares que nos llevan con esta receta al corazón de la Toscana.