Flamenquines

Los flamenquines son unos rollos de carne de cerdo rellenos de jamón y queso, típicos de Andalucía, especialmente de las provincias de Córdoba y Jaén. Para elaborarlos, conviene escoger filetes de jamón de cerdo, una pieza muy jugosa y tierna. Pide al carnicero que te parta los filetes bien finos para que, al formar los flamenquines, no quede un rollo excesivamente grueso.

De todas formas, aunque sean finos, conviene espalmar la carne. A pesar de este nombre, no se trata de una técnica nada complicada. Espalmar consiste en golpear cada filete para hacerlo más fino y grande, así como lograr que quede más tierno, gracias a que los golpes provocan la rotura de las fibras de la carne. Puedes usar un espalmador, que es una maza de madera o de metal que tiene un extremo con una especie de pinchos. Si no tienes, puedes usar un cazo y golpear con su base los filetes, envueltos en film. Poco a poco se irán agrandando y afinando.

Ésta es una receta que se prepara rápido y no tiene complicación. Además, puedes usar para el relleno jamón serrano o jamón york, así como diferentes tipos de queso en lochas: cheddar, emmental, havarti o mozzarella. Cada uno de ellos aportará su sabor y textura a los flamenquines, obteniendo resultados variados.

Un consejo para que queden perfectos los flamenquines es no pasarse con el tiempo de fritura, ya que, si los filetes son finitos, se cocinarán en poco tiempo. Cuando el rebozado esté dorado, debemos sacar los flamenquines a un papel absorbente, porque si nos pasamos, la carne quedará reseca.

Flamenquín cordobés

Ingredientes para los flamenquines (4 personas)

  • 4 filetes de jamón de cerdo
  • 8 lonchas de jamón (york o serrano)
  • Queso Cheddar de Arla
  • Harina
  • 1 huevo
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta negra molida (opcional)
  • Aceite de oliva (para freír)
Flamenquin

Elaboración de los flamenquines caseros

En primer lugar estira cada uno de los filetes entre dos capas de film transparente y golpea hasta que queden bien finos.

Después retira el film y salpimenta los filetes al gusto, por ambas caras. Una vez hecho esto, cubre cada filete con dos lonchas de jamón york y otras dos de queso, para cubrir toda la superficie. Debe quedar un pequeño borde sin relleno, para poder cerrar bien los flamenquines.

Enrolla los filetes poco a poco, doblando para formar rollos largos. Presiona bien el borde para que queden los flamenquines adheridos.

Posteriormente pasa cada rollo por harina, sacudiendo un poco para dejar la mínima cantidad y luego por huevo batido y por pan rallado.

A continuación fríe en una sartén amplia o en una freidora, sumergiendo los flamenquines de uno en uno en aceite caliente.

Finalmente sácalos a un plato cubierto con papel absorbente para quitar el exceso de aceite y… ¡listos para comer!

receta flamenquines

Trucos para hacer flamenquines caseros

Si tienes algún problema al cerrar los flamenquines, puedes usar un par de palillos antes de pasar los rollos por la harina. Una vez hecha la fritura, es importante retirar los palillos para evitar que alguien se pinche al comer, ya que, con el rebozado, quedan ocultos.

Prueba a preparar tus flamenquines con jamón serrano en vez de jamón york y con diferentes tipos de queso en lonchas para conseguir distintos sabores. Eso sí, ten cuidado con la cantidad de sal.

Esta receta es ideal para los pequeños de la casa, que comerán carne sin quejarse de que se les ‘hace bola’. Especialmente si se sirven recién hechos, con salsas de tomate frito y mayonesa. El acompañamiento ideal para los flamenquines son unas patatas fritas y/o una ensalada de lechuga, tomate y cebolla aliñada con vinagreta.

¿Has probado alguna vez los flamenquines? ¿Te animas a prepararlos con esta sencilla receta?

San Jacobo

El San Jacobo es otra opción ideal cuando queremos cocinar recetas con carne para niños. En este post os dejamos una receta fácil para preparar este plato de carne empanado.