ingredientes-cocinados-y-congelados


Natalia Berger

Ya sabéis que todos los meses nos gusta dedicar un post a esos trucos que vienen tan bien a los aficionados a los fogones. En los últimos meses hemos hablado de la frescura del pescado o de los huevos, hemos aprendido convertir gramos y litros en tazas y cucharadas o os hemos contado lo fácil que es hacer conservas caseras o deshidratar alimentos. El truco que os traemos en esta ocasión es oro puro, ya que ese es el valor que se le ha dado siempre al tiempo. A partir de hoy todos ahorraremos tiempo en la cocina de la forma más simple.

El problema: ¿Te has planteado alguna vez la cantidad de veces que empiezas una receta con un sofrito de pimiento y tomate, que acompañas con cebolla caramelizada, que preparas un caldo para dar sabor o que simplemente usas cebolla frita en una receta? Esos pasos que se repiten calcados en un gran número de recetas no hacen más que sumar minutos al tiempo de preparación del plato (pelar, picar, freír, salpimentar…), convirtiendo recetas muy sencillas en algo que no podrá estar listo antes de 15 minutos.

La solución: Prepara una cantidad mayor de ese ingrediente que sueles usar para tus platos y déjalo enfriar. Colócalo en cubiteras y llévalas al congelador. De esta forma tan sencilla tendrás al alcance de la mano raciones individuales de los ingredientes ya cocinados para usar. Los cubitos pueden dejarse en la cubitera o pueden extraerse y guardarse en bolsas, de modo que podamos usar la cubitera para congelar otros ingredientes.

Uso: Cuando vayas a empezar un plato que necesite cebolla, saca tantos cubitos de sofrito como sean necesarios, deshazlos en la sarten y ¡listo para continuar con la receta en un tiempo récord! Los cubitos de caldo de verdura pueden sustituir las pastillas de caldo en multitud de platos. Puedes emplear este truco con pimientos, tomates, puerros y todos los ingredientes que te interese tener a mano rápidamente.

A tener en cuenta: Emplea cubiteras distintas para este fin y para hacer cubitos de agua, de otro modo los cubitos de agua podrían tomar mal sabor. También es recomendable usar cubiteras con tapa para evitar que la comida se pueda derramar por el congelador.

Cocina ecológica: Este truco, además de ahorrar tiempo en nuestras agendas, ahorra tiempo de tener los fogones encendidos y por lo tanto, energía. Gastar la energía justa y necesaria forma parte de lo que llamamos una actitud sostenible en la cocina. ¡Puede parecer poca cosa pero cada granito de arena es importante!

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.