ganadores croquetas_web


Natalia Berger

Como sabéis, este último mes en Naturarla los hijos y hijas más orgullosos de sus mamás han estado defendiendo lo que ellos saben mejor que nadie: que las mejores croquetas del mundo son las de su madre. Y, aunque solo 3 de ellos podrán disfrutar de la experiencia madre-hij@ que sorteamos, queremos agradecer a todos los participantes las anécdotas y trucos que habéis compartido con la comunidad. Hemos disfrutado mucho leyendo y hemos querido sacar algunas conclusiones:

La primera conclusión y la que más patente se hace en vuestros mensajes es que el ingrediente principal de una buena croqueta es el amor. Como la madre de Cristina, que según ella nos cuenta hace las croquetas “con mucho amor, un mucho de ternura, una buena dosis de cariño”, ¡deben estar buenísimas! También la madre de Mireia usa un ingrediente especial llamado “con mucho cariño para mis niñas”, que marca la diferencia.  Y es que, como dice Sylvia “la cocina con amor… se nota”.

La paciencia y los ingredientes de calidad parecen ser parte fundamental: “las hace como es debido, con tiempo y con buenos ingredientes”, nos comenta Miriam hablando de las croquetas de su madre. Elena especifica un poco más: “las hace con mucho cariño, con ingredientes frescos y de primera calidad, las de cocido las hace con pollo de corral, y no son de estas llenas de bechamel no, no!! son de verdad de carne de las que alimentan”. María nos cuenta también: “las hace con tanto cariño , que desmenuza todo lo que sobra del cocido y se queda que se deshacen en la boca de buenas”.

Algunas madres tienen secretos más allá del amor y la paciencia, como la madre de Maria Josep, que en lugar de bechamel usa queso crema para la pasta, o la madre de Elena que “hace la bechamel a fuego muy lento, muy despacito, por lo que los sabores de los ingredientes se mezclan muy bien y la masa queda muy bien ligada y muy cremosa, y no harinosa, como es habitual que suceda.” La madre de Olivia “le pide al carnicero que le mezcle muslos de pollo deshuesados y una punta de jamón serrano.” y la madre de Marina también tiene un secreto, pero “de momento no a confesado este secreto a nadie …”

Lo que no ha faltado en ningún momento ha sido mucho orgullo. “No hay croquetas mejor que las de mi madre!!! Y el que diga lo contrario es porque no las ha probado”, nos dice Pilar. O Marta, que argumenta que las croquetas de su madre son mejores porque son “como ella, únicas e irrepetibles”.

Por último, no han faltado anécdotas que nos hagan sonreír y recordar, como la de Gloria: Porque mi madre a través de sus deliciosas croquetas me ha enseñado un valor importante en la vida, la GENEROSIDAD. Ella se comía siempre las croquetas que salían más feitas y dejaba para los demás las más perfectas”. O la de Pilar: “De pequeña no comía pescado, y sin saber de qué estaban hechas las comía a pares…”. O algo que nos cuenta Mari Carmen y que muchos habrán vivido: “hasta sin freír, solo masa ya se puede comer y tiene un sabor increíble”.

Pero, aunque todos merecían ganar, solo 3 disfrutarán de ese premio a la unión familiar y esta vez la suerte ha querido que sean Maria Flo, Oscar Montesinos y María Begoña del Valle. ¡Ahí las tenemos en foto de las croquetas! ¿Qué os parecen?

croquetas-blog

 

 

 

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.