hogar-


El lugar en el que vivimos tiene una fuerte influencia sobre nuestro estado de ánimo y nuestra vida en general, muchas veces dejamos de estar a gusto en casa por simple despreocupación, pero dejar de lado este aspecto no es buena idea. En esta época del año, más que nunca, sentirnos bien con nuestro hogar es esencial. Por eso hoy queremos repasar los distintos aspectos a tener en cuenta. 

Orden, limpieza, ventilación: Tener una casa limpia y ordenada es muy importante, no sólo por higiene sino por bienestar emocional. Una casa limpia nos hace sentir bien, de mejor humor, hace más sencilla cualquier actividad que se desarrolle en su interior y potencia la sensación de que esa casa es “un hogar”. Así como el estado de la casa muchas veces puede reflejar el estado de ánimo, es increíble ver como se puede aclarar la mente solamente ordenando el entorno. Lo ideal es llevar un mantenimiento diario, con limpiezas periódicas una o dos veces por semana y además dos veces al año hacer una limpieza general, que servirá para librarnos de todo aquello que nos sobra.

El color: Si vas a redecorar tu casa, tanto si es pintando como si simplemente vas a cambiar sábanas y toallas, piensa en el color y sus efectos sobre nuestro estado de ánimo. Colores como el azul o el verde transmiten tranquilidad mientras que el rojo o el naranja nos dan energía. El amarillo y el blanco potenciarán la luz y el negro genera sensación de elegancia y sobriedad. Es importante tener estas cosas en cuenta cuando elegimos el color dominante de una estancia y también debemos procurar que los distintos colores guarden cierta armonía cromática, para no sobrecargar los espacios.

El olor: Aunque el olfato sea uno de los sentidos a los que menos importancia damos, curiosamente es uno de los que más fuerza tiene para generar respuestas mentales y emocionales de forma automática. Por ello el olor de un hogar es esencial. Es importante aprender a neutralizar los malos olores y también es importante elegir un aroma que nos guste y con el que nos sintamos identificados. En este antiguo artículo aprendíamos algunos trucos caseros para conseguir buenos olores de la forma más natural.

Un ambiente de convivencia: Este es uno de los aspectos más importantes. Para sentirte bien en casa es vital limar las asperezas de la convivencia. Para ello lo primero es tener resueltos todos los asuntos prácticos, como turnos de limpieza u otras normas de convivencia. Un pacto por no alzar la voz también puede ser muy buena idea, el silencio es una de las claves de la tranquilidad. También es muy importante fomentar los momentos de unión entre los habitantes. En ese sentido la comida es uno de los momentos fundamentales. Una buena idea puede ser prohibir los teléfonos móviles y la televisión durante las comidas. 

La ventilación: ¿Sabías que una ventilación incorrecta de tu hogar puede producir problemas como dificultades para respirar, estrés o anorexia? Por no hablar de la lógica incomodidad de entrar a un hogar y respirar aire concentrado. Por eso es importante ventilar las casas a diario. Entre 10 y 30 minutos serán suficientes, dependiendo de la posición de las ventanas y preferiblemente por la mañana.

La importancia de las plantas: Las plantas no son simples elementos decorativos. Las plantas purifican el aire, ayudan a mantener un nivel adecuado de humedad, reducen la electricidad electroestática y generan sensación de bienestar. Nuestra parte más elemental agradece el contacto con la naturaleza, aunque sea en pequeñas dosis. Así que no olvides convivir con estos seres vivos que piden poco y no protestan nunca.

Tu toque: Otro aspecto importante en una casa es que puedas sentirla tuya, que puedas sentir que es tu hogar y que sientas que habla de ti. Rodéate de cosas que te guste mirar y que tengan para ti algún significado especial. Fotografías familiares, una manualidad que te recuerda la infancia, el poster de tu película favorita… ¡Hazla de tu casa tu hogar!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.