helados_caseros


Natalia Berger

El helado es uno de los postres más deseados, especialmente por lo niños. Aunque tenemos la idea de que un helado es un capricho, un buen helado artesanal realizado con ingredientes naturales puede llevar ingredientes como leche, nata o mantequilla, zumos y frutas, huevos, agua, azúcar… Todos ellos ingredientes que, tomados en su justa medida y eligiendo siempre la mejor calidad, son altamente nutritivos. Hoy te animamos a preparar en casa tus propios helados, porque conocer la calidad de los ingredientes nos proporciona seguridad, esa seguridad que te gusta para ti y para tu familia. Te dejamos algunas sugerencias. 

 

Polos de fruta: Prepara un zumo de frutas natural, o en su defecto usa uno preparado. Agrégale trozos de fruta natural, fruta en almíbar y/o gelatina cortada en trocitos. Vierte la mezcla en un molde para polos y congélalo. ¡Conseguir que los niños coman fruta con la merienda nunca fue tan fácil!

Polos de yogur: Mezcla el yogur natural con un poco de zumo y trozos de fruta fresca. Si no tienes moldes para helado puedes usar cualquier otro tipo de molde y pinchar un tenedorcillo de plástico. ¿Qué hay más sano que un yogur con frutas para el postre? ¿Y más divertido que un polo?

Helado de chocolate: Mezcla 200 cl de nata con 3 o 4 cucharadas de cacao en polvo. Empieza a batir y añade 125 gr de azúcar. La mezcla debe quedar consistente, debes poder darle la vuelta al cuenco sin que caiga. Si no tienes una máquina de hacer helados puedes colocar la mezcla en un recipiente apto para el congelador, cada cierto tiempo retiralo y vuelve a batir con las barillas. De esa forma se impide la formación de cristales y la textura es más suave y cremosa.

Helado de miel: Calienta un litro de leche y añade 300 gr de miel lentamente y revolviendo. Retira el cazo del fuego y agrega 8 yemas de huevo batidas. Déjalo cocer a fuego lento hasta que espese, no dejes de revolver. Coloca el recipiente dentro de otro con agua fría y sigue revolviendo hasta que enfríe. Añade 200 gr de nata montada, mezcla con cuidado y vierte la mezcla en un molde. Congélalo siguiendo el procedimiento anterior.

Helado de chocolate blanco: Mezcla en un cazo leche entera con leche en polvo y nata. Caliéntalo y agrega cuidadosamente 300 gr de azúcar y 80 de mantequilla. Incorpora 4 yemas de huevo y déjalo cocer a fuego lento. Mientras lo dejas enfriar agrega el chocolate blanco picado (120 g). Lo congelamos siguiendo el procedimiento que ya hemos explicado

Granizados: En este post te mostrábamos cómo preparar granizado de limón. Puedes hacerlo de la fruta que más te guste.

Helados de verduras: Estas son las recetas aportadas por nuestra amiga Ana M. en el debate-sorteo de este mes (el arte de cocinar para niños):  Helado de zanahoria (con leche, yema de huevo, azúcar, naranja y vainilla), helado de tomate (con leche, azúcar, canela y limón), helado de pepino dulce (con zumo de piña)… ¡Qué gran idea ha tenido Ana! ¿Hay forma más sencilla de incluir hortalizas en la dieta de los niños?

 

En internet puedes encontrar muchas más recetas… helado de leche merengada, de plátano, de chocolate blanco, de canela, de dulce de leche… También tu puedes inventar tus propias recetas. Lo importante es que le eches los ingredientes más naturales y un poco de ilusión. ¡El resultado será un cóctel de nutrientes delicioso y refrescante!

1 Comentario

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.