hobby


Un hobby es una actividad cuya meta no es productiva ni económica: su motivación es la pasión y envuelve a aquel que la realiza, liberándole de toda la carga negativa que la rutina diaria nos deja: estrés, sedentarismo, aislamiento, tristeza… Hoy en “Feliz como una perdiz” queremos dar tributo a esa parte tan enriquecedora de nuestras vidas: los hobbies.

No tengo tiempo
A menudo la excusa para dejar de lado nuestras aficiones es la falta de tiempo. Se trata de un error muy común del que debemos huir, ya que un cambio suele ser tanto o más productivo que un descanso. Cuando realizamos una actividad por placer no estamos matando el tiempo sino que estamos matando la ansiedad y el estrés. Esto se traduce en un mayor equilibrio de cuerpo y mente y, a la larga, mayor aprovechamiento del tiempo. Aunque parezca una paradoja, lo mejor que puede hacer una persona con muchas obligaciones diarias… es buscarse un hobby.

Las pre-ocupaciones. Desde la sabiduría oriental a la ciencia moderna
Según la medicina tradicional oriental, que tiene miles de años de práctica y observación, las enfermedades y dolencias estomacales tienen su origen en la pre-ocupanción. La pre-ocupación no es más que una desvinculación con el momento presente. Como ya comentamos en este anterior post tan comentado de “Feliz como una perdiz”, mantener la cabeza ocupada en varios asuntos (mas aún cuando lo normal es que se trate de asuntos negativos) tiene efectos nefastos sobre nuestro organismo.
La explicación a esto la ha encontrado la neurocientífica Candance Pert. Esta investigadora formaba parte del equipo de investigadores que en 1973 descubrieron el denominado Receptor Opiáceo (presente en casi todas las células de nuestro cuerpo). Esto fue el punto de partida para el conocimiento de las bases químicas del funcionamiento del cerebro, los péptidos y la función de las endorfinas en el organismo. Hoy sabemos que nuestras células vibran como un diapasón con cada una de nuestras emociones. No es de sorprender que las personas más longevas y las más bellas sean las más optimistas, las más tranquilas y las que menos se pre-ocupan.
El deporte y los hobbies son las dos actividades que, por la concentración especial que exigen, nos sumergen haciéndonos olvidar las pre-ocupaciones diarias: nos permiten alcanzar un estado de entrega y fusión con el momento presente. De ahí sus enormes beneficios para cuerpo y mente.

Los hobbies: fuerza y vitalidad mental
La salud física y mental tiene muchos componentes. A menudo se habla de la importancia de la alimentación y del deporte y se le da un papel secundario a aspectos tan relevantes como el de explorar nuestras aficiones. Pocos saben que practicar un hobby supone cambios muy positivos en nuestro estado de ánimo, relaciones familiares y en el desempeño laboral. A nivel físico, sabemos que durante la actividad se produce una mejor oxigenación del organismo y mejoras en la circulación. La práctica regular de un hobby aumenta las defensas y disminuye el riesgo de contraer enfermedades respiratorias, cardíacas, digestivas y un largo etcétera de dolencias y afecciones.
Además, dependiendo del hobby elegido mejoramos las habilidades psico-motrices, desarrollamos la creatividad, estimulamos la memoria, o trabajamos aspectos como la disciplina: un hobby nos permite que nuestras actividades sean variadas y, por lo tanto, estimulemos distintas habilidades.
Según los especialistas, cuando fomentamos la práctica de una actividad en niños hasta conseguir que la disfruten, se produce una mejora en la autoestima, en la independencia y la madurez.

Un extenso menú de posibilidades
La música es la pasión de muchos. Un melómano puede ser transportado por la sola reproducción de una pieza musical. Al escucharla se convierte en cada nota, en el ritmo, en los distintos sonidos… Si formas parte de este grupo de personas, rodéate de gente como tu: podéis compartir inquietudes, aprender a tocar instrumentos, iniciar proyectos musicales y crecer juntos en vuestra afición.
La lectura, además de resultar muy enriquecedora y desarrollar todo tipo de habilidades mentales, es excelente como método de evasión. Si tu pasión son los libros, entrégate a ella: únete a grupos de lectura, pide a tu librero que te mantenga informado de las novedades que puedan interesarte, no permitas que tus obligaciones diarias te separen de la novela que estás leyendo…
La jardinería es otra de las actividades preferidas de muchos. Este hobby nos mantiene en contacto con la naturaleza: nos hace sentir optimistas y partícipes de la vida. Como ya vimos en este post, se trata de una actividad muy saludable.
Otro hobby saludable es crear con las manos: Moldear, esculpir, pintar, tejer, bordar, hacer collares de cuentas… Este tipo de actividades son ideales para compensar un estilo de vida sedentario y dominado por la rutina: desarrollamos una mayor confianza en nuestra capacidad creadora y ocupamos nuestra mente en algo tan necesario como crear algo tangible.
La cocina es otro de los grandes hobbies compartido por muchos, especialmente entre nuestros fieles lectores. Aquellos que no cocinan para sobrevivir sino por el placer de jugar con los sabores y las texturas y ofrecer nuevas experiencias a los comensales, encuentran gran paz en la cocina: la cocina es creatividad, es conexión con la naturaleza y es conexión con otras personas, se trata de una actividad muy positiva.
También el coleccionismo tiene sus virtudes: según los especialistas, gestionar una colección desarrolla la disciplina, la creatividad, la competencia y la autoestima. ¡Hay tantas cosas que podemos coleccionar!
Viajar, navegar, escribir, armar puzzles, practicar yoga, observar los pájaros, diseñar joyas, bailar, realizar crucigramas o sudokus, ir al cine… ¡son tantos lo hobbies que pueden hacernos más sanos en cuerpo y mente! Sólo necesitas encontrar lo que te apasiona… ¡y empezar a practicarlo!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.