cumpleaños infantiles


Penelope Coronado

Quienes tenemos hijos pequeños sabemos de sobra la ilusión que les hace celebrar su cumpleaños, para ellos se trata de un día muy especial. Es bonito además, desde que son niños, crear esta tradición familiar, y nada mejor que montar una fiesta para celebrar el cumpleaños de los pequeños. Para los papás va a ser un reto, organizar todo, tratando de convertir la fiesta en un momento muy especial. No hay que agobiarse, basta con organizar las cosas con un poco de tiempo, con ideas sencillas, y teniendo en cuenta que no hace falta mucho presupuesto. Os damos algunas ideas para preparar un fiesta de cumpleaños infantil inolvidable.

Elegir una fecha y lugar apropiados

Lo más probable que nos ocurra es que la fecha del cumpleaños sea entre semana, por eso, como lo mejor es hacer una fiesta en viernes o en fin de semana, deberemos elegir cuándo nos va mejor, si antes o después del día de cumple en cuestión. La época del año en que estemos va a ser un factor determinante a la hora de elegir el lugar donde hacer la fiesta. Si es otoño o invierno, casi seguro que nos vamos a ver obligados a celebrarlo en nuestra casa, o tal vez en casa de los abuelos. Porque alquilar un local o celebrar el cumple en un restaurante o similar nos va a encarecer mucho la fiesta. Si es primavera o verano, tendremos más opciones, porque una buena idea es hacer la celebración al aire libre, en un parque o en el campo. Los que tengáis la suerte de tener en casa un patio, una terraza amplia o incluso piscina comunitaria, tenéis la opción de hacer la fiesta en estos lugares al aire libre.

Los invitados y las invitaciones

Algo importante que hay que decidir es a quiénes invitar a la fiesta. Tendréis que valorar el espacio del que disponéis, esto sobre todo si el cumpleaños va a ser en casa. Y aunque queráis invitar a amigos o familiares sin hijos, pensad que el alma de la fiesta serán los niños, y por eso lo interesante será invitar a amigos que sean papás porque vendrán con otros amiguitos con los que tu hijo podrá jugar y relacionarse. Lo más cómodo para los adultos es hacer la invitación por email. Aquí los papás y mamás solemos echar mano de algún programa de retoque fotográfico y montar una invitación con fotos del pequeño cumpleañero, para hacer más divertida la invitación. Pero para involucrar a tu hijo en los preparativos de su cumpleaños, y que pueda invitar en persona a sus amigos del cole, será muy entretenido que preparéis juntos las tarjetas de invitación. Bastará con tener papel o cartulinas de colores, lápices para pintar, pegamento y unas tijeras. Podéis hacer las con dibujos o un collage, personalizándolas para cada amiguito, recortando el papel o la cartulina, dejando que tu hijo eche mano de su propia imaginación y creatividad.

Un elemento imprescindible: la decoración

Ya sea en casa, en la terraza o el jardín, incluso en el parque o al aire libre, es importante darle un toque a nuestra fiesta de cumpleaños decorando el espacio que hayamos elegido. Podemos comprar algunos elementos decorativos como serpentinas, guirnaldas o piñatas. Lo no debe faltar son los globos, que a los niños les encantan.

No es necesario gastar mucho dinero en decoración, ya que podemos hacer a mano los adornos, que podemos confeccionar los papás con la ayuda de nuestro hijo, y esta será otra actividad para realizar juntos que le llenará de alegría e ilusión. Usando papeles de colores, que pueden ser cartulinas, papel de seda, e incluso papeles que saquemos de revistas, podemos hacer banderines, guirnaldas o recortables, para decorar las paredes. Otro elemento decorativo imprescindible es la corona del cumpleañero, que también podemos hacer a mano con la ayuda de nuestro hijo. En internet podéis buscar coronas recortables, que os sirvan de base, y luego preparar una personalizada con el papel y los colores que elijáis.

Si la fiesta va a ser en casa, podemos forrar la parte inferior de una pared con papel de estraza o blanco, para que, con rotuladores o pinturas de colores los niños del cumpleaños participen pintando cada uno su propio dibujo. Por cierto, un detalle importante si el cumple va a ser en casa: es conveniente retirar del alcance de los niños todo aquello que pueda romperse o causar algún daño a los pequeños, y dejar el máximo espacio posible para que disfruten a sus anchas. Si la fiesta es al aire libre, no vamos a sufrir estos inconvenientes, pero tendremos que echarle imaginación, para darle un toque al espacio donde hagamos la fiesta, siempre respetando las zonas verdes y al resto de gente que esté disfrutando de un día en el parque. Es buena idea llevar mantas o telas donde extender la merienda, e incluso llevar alguna de esas mini-tiendas de campaña plegables que tienen muchos nenes para jugar.

La comida del cumple: un menú saludable y sencillo

Tanto si el cumpleaños es por la mañana o por la tarde, deberemos pensar y preparar un menú para el aperitivo o la merienda. La comida que ofrezcamos a nuestros invitados, grandes y pequeños, es una parte importante de la fiesta. Aquí hay que tratar de ser creativos, y decidir platos sencillos, que nos sean fáciles de preparar, que resulten ricos, cómodos de comer, a la vez que divertidos y atractivos. Las patatas fritas y demás frutos secos siempre son muy socorridos, pero hay otras opciones que podemos preparar para que los niños coman sano y rico. Algunas buenas ideas son: montaditos o sandwiches con fiambre, taquitos de queso, mini-pizzas individuales, brochetas de frutas, empanadillas caseras hechas al horno, mini-brochetas de tomatitos cherry con queso Apetina. Y por supuesto, no puede faltar la tarta. Quienes seáis apañados, podéis hacerla vosotros mismos, por ejemplo, con una base de bizcocho rellena de mermelada y decorada con cobertura de chocolate, y si no hay tiempo, siempre se puede encargar en una pastelería.

Juegos y sorpresas

En un cumpleaños infantil no pueden faltar los juegos. Es la mejor manera de entretener a los niños, y conseguir que participen, en lugar de que cada uno juegue por su lado. Para organizar una sesión de juegos no os va a hacer falta contratar animadores o monitores infantiles. Bastará con contar con la colaboración de los otros padres, y llevar preparada una lista de posibles juegos. Los que mejor funcionan son los de toda la vida. Si el cumpleaños es en casa, podéis hacer el juego de la silla, la zapatilla por detrás, el teléfono escacharrado o el toma tomate tómalo. Si estáis en un espacio abierto serán juegos muy divertidos, para que participen grandes y pequeños, el pañuelo, el rescate, la rayuela o la comba.

Un detalle bonito, para sorprender a los niños invitados de la fiesta, es obsequiarles hacia el final de la fiesta con un pequeño presente, sencillo y que no nos vaya a suponer una gran inversión. Pueden ser bolsitas con golosinas, que siempre tienen mucho éxito, polos de sabores hechos por nosotros mismos en el congelador, detalles como un pompero, para que jueguen a hacer pompas, globos de colores con formas divertidas o globos con golosinas en su interior, o una piñata para que jueguen y descubran las sorpresas que lleva dentro. Como veis, hay muchas maneras sencillas de organizar un cumpleaños, sin gastar mucho dinero, simplemente poniéndose manos a la obra, con originalidad, y pensando en los peques, que vivirán con mucha ilusión esta fiesta tan especial.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.