blog de cocina-blog


Cada vez más aficionados a la cocina se lanzan a la experiencia de internet y empiezan su nuevo blog. Aunque los motivos pueden parecer diversos, el motor siempre es la pasión por la gastronomía y el objetivo es transmitir esa pasión personal a nuestros lectores, lograr agradar a nuestro público. Hoy, para todos esos amigos blogueros que han emprendido o desean emprender ese viaje, iniciamos esta sección dedicada a vosotros en la que compartiremos consejos e ideas.

En este primer post queremos empezar desde lo más básico: ¿qué cosas debemos tener en cuenta antes de empezar un blog de cocina?

Define bien el blog que quieres hacer: ¿A quién va dirigido? ¿Quieres que sea un blog de cocina en general o vas a centrarte en un tema en concreto? ¿Cuál va a ser el tono en el que te dirijas a tus lectores? Una vez hayas pensado todo eso, podrás pasar a elegir el nombre y el diseño, siempre pensando en tus lectores.

Lo más básico en tu blog de cocina: Hay tres cosas imprescindibles en un blog de cocina: buenas recetas, buenos textos y fotos sugerentes. Son tres pilares imprescindibles para que el blog tenga éxito, por lo que no debes dejar de cuidar ninguno de esos tres aspectos jamás.

Crea tu propia identidad: Existe una gran cantidad de bloggers y será difícil hacerte un hueco si lo que haces es “más de lo mismo”. Haz que tu blog sea reconocible. Algunos bloggers consiguen eso a través de sus textos y de la forma en la que se dirigen a su público. También puedes seguir una línea temática en particular, darle un toque especial a tus fotografías o introducir otros elementos creativos a tu proyecto.

Sé original: Esto no significa que no puedas publicar recetas clásicas o tradicionales, pero el lector siempre agradecerá una nota personal: una pequeña variación, un truco de familia, un consejo… Jamás copies fotos ni textos. Si copias una receta, cita SIEMPRE la fuente.

Diseño limpio: Cuando la gente entra en tu blog, está entrando en tu casa. Acógelos con una casa recogida, limpia y arreglada. Letra fácil de leer, nada de fondos oscuros, elementos en movimiento, colores estridentes, ni faltas de ortografía. Lee varias veces tus posts antes de publicar y, si tienes posibilidad, pide a una segunda persona que lo lea para asegurarte que su lectura es fácil y agradable.

Cuida las fotos: Unas buenas imágenes son importantes en cualquier página web, ya que son decisivas para la experiencia del navegante. Pero en el caso concreto de un blog sobre comida y recetas es algo especialmente importante, ¡todos hemos oído aquello de que “la comida entra por los ojos”!

La estructura del blog: Piensa cómo quieres organizar las categorías y las etiquetas. Un blog bien organizado es mucho más navegable y tus lectores querrán pasar tiempo navegando y buscando aquello que les interese.

Aprovecha los plugins: Los editores suelen tener plugins que facilitan las tareas. Existen plugins especiales para cocina, que te permiten visualizar y categorizar fácilmente las recetas.

Escucha a tus lectores: Escribes para ellos, trata de pensar en ellos, recibir sus opiniones y adaptarte a aquello que desean encontrar en tu blog.

Las relaciones con otros bloggers: Sigue a aquellos que te interesen y deja comentarios en sus recetas siempre que tengas algo interesante que comentar o preguntar, pero no pidas intercambio de enlaces, los enlaces y el reconocimiento se consiguen con el tiempo y la constancia de un buen trabajo.

La foto de perfil: Elige una foto de perfil que te represente y no la cambies demasiado a menudo o te costará que los demás aprendan a reconocerte.

Las redes: Utiliza las redes sociales para darte a conocer. Si a alguien le llama la atención tu blog, tus recetas o tus comentarios, será mucho más fácil que pueda seguir leyéndote en el futuro.

En los próximos meses hablaremos sobre fotografía, sobre eventos, libros, herramientas web…. y todo lo que nos ayudará a hacer cada día mejor nuestro blog. ¿Os quedáis con nosotros?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.