salsas-pasta


Natalia Berger

Dicen los defensores de la comida italiana que es posible comer todos los días pasta y tener una dieta perfectamente equilibrada y, viendo la cantidad de salsas que pueden acompañar la salsa, ¡no parece una idea disparatada! En esta primera parte de “Italiano para gourmets” te presentamos las salsas italianas más conocidas, para que no te sientas perdido ante la carta del restaurante y para que las prepares en casa:

BOLOGNESA: Existen tantas versiones como cocineros, aunque de forma general se puede decir que se rehoga un mirepoix de zanahoria, cebolla y apio y luego se añade la carne picada y la pulpa de tomate. Entre sus múltiples secretos, la calidad de la carne y un punto de mantequilla, sal y pimienta justo antes de retirarla del fuego. ¿Una curiosidad? Ningún restaurante en Boloña sirve esta salsa con spaghetti, ya que se considera que la pasta idónea son los tagliatelle.

NAPOLITANA: La salsa de tomate de toda la vida, con pulpa de tomate y tomate concentrado y, por supuesto con ajo, cebolla, pimienta, albahaca y punta de orégano.

CARBONARA: Se trata de otra receta con múltiples variantes. Cuenta la leyenda que este es el plato que comían los carboneros después del trabajo y aunque su versión más conocida lleva nata, la receta original sólo lleva panceta, huevo y queso, y se cocina directamente sobre la pasta cocida y caliente.

salsas italianas

QUATRO FORMAGGI: Crema de leche reducida con mantequilla y los quesos elegidos, que suelen ser gorgonzola, pecorino, fontina y parmesano.

FUNGHI-PORCICNI: Setas funghi-porcini salteadas y crema de leche. También puede prepararse con otras setas de temporada o champiñones.

AL GORGONZOLA: Salsa de queso Gorgonzola y crema de leche. El queso Gorgonzola es un queso azul cremoso, puede ser sustituido por otros quesos azules de igual calidad.

PESTO GENOVES: Picadillos de albahaca, piñones, ajo picado sin germen, sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra y parmesano rallado.

PESTO DE PISTACHOS: Idéntica a la anterior, cambiando los piñones por pistachos picados y pelados, también se añade menos ajo. En Sicilia también le añaden gotas de zumo de limón.

ALLE VONGOLE: Receta sencilla de almejas salteadas con ajo, guindilla, perejil y vino blanco.

DE VERDURAS O PRIMAVERA: Cebolla, ajo, zanahoria y calabacín salteados o las verduras elegidas por el chef. Se puede perfumar con gotas de vinagre de jerez, aceite de trufa, setas de temporada o añadir sofrito con pimentón, extracto de tomate, azafrán…

AGLIO, OLIO E PEPPERINO: Picadillo de ajo y aritos finos de guindilla salteado con mucho aceite de oliva.

AMATRICIANA: Salsa de tomate y panceta, puede que parezca similar a la boloñesa. Se le puede agregar un toque de guindilla, para darle un punto picante al plato. A veces hay quien le añade daditos de pimiento rojo asado.

PUTTANESCA: Una anchoa deshecha en vino blanco y aceite, pimientos rojos salteados, guindilla, olivas negras picadas, alcaparras y salsa de tomate .

ARRABIATTA: Guindilla y pimiento rojo en dados, salteados y mojado con salsa napolitana.

MARINERA: Salsa a base de almejas y mejillones al vapor, en la que se aprovecha el fumet y se suele mezclar con cebolla y ajo picados y un poco de azafrán.

ALFREDO: Mantequilla con crema de leche. Pimienta blanca y fuera de fuego queso rallado tipo parmesano.

BOSCAIOLA: panceta y champiñones laminados y salteados en mantequilla, con punta de ajo y crema de leche fresca.

SICILIANA: Salsa de tomate con mirepoix fina de cebolla, zanahoria, apio, ajo, pasta de anchoas, aceitunas negras picadas. Se puede aromatizar con vino blanco, pimienta negra, albahaca y orégano.

PEPPONE: Salsa de tomate cocinada con mantequilla y guindilla picante y mezclada con crema de leche.

ALBAHACA: Ajo, sal, aceite de oliva, queso de cabra o similar, albahaca picada, sal y pimienta.

SORRENTINA: Daditos de tomate, cebolla, mozzarella, albahaca picada.

BURRO E POMODORO: Salsa Napolitana con abundante mantequilla.

Esta es nuestra “pequeña” selección de salsas que podemos encontrar en cualquier restaurante italiano y para que sirvan de inspiración a aquellos que amáis la cocina. Aunque, como solemos decir, lo importante cuando cocinamos es dejar que la imaginación trabaje. ¿Cómo te gusta a ti la pasta?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.