Court of a typical Jamon Iberico ham from Spain


Natalia Berger

Hoy hablamos de ese pilar de la dieta mediterránea, que ya comíamos de niños en los bocadillos, que nos reúne junto a la mesa presentándose en forma de taquitos o finas lonchas, que lo regalamos en navidad y lo ofrecemos a nuestros huéspedes, que lo comemos sólo o lo usamos para cocinar nuestros platos más tradicionales: uno de los productos estrella de la gastronomía española, que cada vez más va descubriendo el mercado internacional. ¿Os encontráis entre ese amplio grupo de amantes del jamón? Os vamos a dar algunas buenas noticias.

¿Es sano el jamón?

Muy sano. El jamón nos aporta básicamente proteínas de alto valor biológico, pero también vitaminas, hierro, fósforo, potasio y una composición de ácidos grasos muy interesante. Esto favorece un buen mantenimiento de las funciones cerebrales y nos protege de las enfermedades cardiovasculares. Consumir jamón de forma moderada y dentro del marco de una alimentación completa, variada y equilibrada es una sana costumbre muy vinculada a nuestra conocida y celebrada dieta mediterránea.

¿Engorda el jamón?

No. Se trata de un producto hipocalórico, compatible con cualquier dieta de adelgazamiento. Su contenido graso es muy bajo (4% aprox.), siendo el 50% de estas grasas monosaturadas.  El contenido en carbohidratos es nulo.

¿Qué tipos de jamones hay?

Se catalogan los distintos jamones por su tiempo de curación y por el tipo de alimentación que recibe el animal, aunque quizá una de las distinciones principales es la que existe entre el jamón serrano y el jamón ibérico: el primero proviene de cerdos de la llamada raza blanca y el segundo se produce con cerdos ibéricos y se cotiza mucho más. Si además el cerdo ibérico se alimenta, en buena parte, de bellotas, obtenemos el reputado jamón de bellota. Este tipo de jamón, además de ser un manjar reconocido por amantes de la gastronomía en todo el mundo, resulta ser una importante fuente de ácidos grasos y vitamina D. En España existen ciertas denominaciones con especial reconocimiento, como son Jabugo, Guijuelo, Alpujarra o Trevelez.

 ¿Qué diferencia un buen jamón?

No todos los cerdos son iguales y, por lo tanto, no todos los jamones son iguales. Es importante la raza del animal, pero aun más importante es que el cuidado del animal sea lo más natural posible: de ese modo obtenemos mejores jamones y más sanos. Los cerdos criados en libertad, por ejemplo, proporciona gran cantidad de antioxidantes naturales gracias a su alimentación en bellotas, hierbas y pastos naturales.

¿Cómo reconocer un buen jamón?

En primer lugar es necesario examinar la etiqueta en busca de distintivos como el sello de calidad y garantía ETG, la denominación, el tiempo de curación etc. También podemos valorar la cobertura grasa y su color, que debe ser blanca, amarillenta y abundante. Conviene comprobar que no esté excesivamente blando ni excesivamente duro y que no presente hendiduras o grietas, que serían síntoma de un excesivo resecamiento.

 

En resumen: el jamón es otro de esos alimentos que es bueno para el paladar y bueno para la salud. Y cuanto más natural ¡mejor! ¡Disfrútalo bien cortadito a cuchillo y acompañado de un buen vino!

4 Comentarios
  1. petra

    en casa siempre tenemos uno, y si puedo recomendar algo más al respecto, os digo que recién cortado sabe mucho pero mucho mejor,… viva el jamón!

    • Natalia Berger

      ¡Por supuesto!¡Tener un jamón en casa y poder cortar unos trocitos cuando se nos antoje es calidad de vida!

  2. dani madrid

    yo, a lo que dice petra añadiría que para mi el compañero ideal para un buen jamón es un buen tomate….a mi me chiflan, y muy prontito va a empezar la temporada… donde esté un tomate de huerta que se quiten los de los supermercados!… ya se me hace la boca agua!

    • Natalia Berger

      ¡Delicioso! Una cena frugal con una ensalada de rúcula con su tomatito, y un poco de jamón para contrarrestar, algo de queso… ¡Viva la dieta mediterranea!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.