alimentos-temporada---alcachofa


La alcachofa es muy beneficiosa en la recuperación de enfermedades hepáticas y vasculares además de ser antidiabética, diurética y anticancerígena. También es un alimento muy común en dietas de adelgazamiento aunque, como suele ocurrir en temas de pérdida de peso, es muy necesario cuidar las fuentes de las que recibimos consejo.

Propiedades de la alcachofa

Por su efecto diurético, la alcachofa facilita la eliminación de líquido y por consiguiente la eliminación de toxinas, especialmente el ácido úrico. Esta propiedad la hace muy conveniente en múltiples situaciones: retención de líquidos, reumatismo, hipertensión arterial, obesidad, exceso de ácido úrico, piedras en los riñones, dolores premenstruales, gota…

Por otro lado, la alcachofa contiene un polisacarido denominado inulina que no sólo ayuda de rebajar los niveles de azúcar en la sangre. Además contribuye a disminuir el nivel de colesterol, favorece la absorción del calcio, previene el estreñimiento y la aparición de cáncer de colon y de mama. ¡No son pocas ventajas para un sólo compuesto!

Por si fueran pocas las ventajas mencionadas hasta ahora, la alcachofa es rica en hierro y vitamina B. Concretamente su contenido en vitamina B3 colabora en la asimilación de los hidratos de carbono y el buen mantenimiento del sistema nervioso. Esto se traduce en un mejor aprovechamiento de los alimentos y mejor digestión, así como mejoras en trastornos como pueden ser el nerviosismo, la ansiedad, la depresión o el insomnio.

 

La alcachofa en la cocina

A la hora de comprar alcachofas, hay que seleccionar las más gordas y pesadas en proporción a su tamaño, con las yemas gruesas, compactas, bien formadas y de color verde claro. El tamaño no afecta a la calidad de la alcachofa. Para comprobar su frescura se puede apretar la alcachofa cerca del oído; si se escucha un crujido, aún está fresca. Si las hojas están blandas en la base o se abren con facilidad y presentan partes pardas, la alcachofa no está fresca, el fondo se ha secado y endurecido

Para limpiar bien las alcachofas y eliminar los posibles restos de tierra y otras impurezas del interior de sus hojas. Para ello les quitaremos las hojas externas, les separaremos el rabito y las introduciremos 30 minutos en agua con sal. Luego deberemos enjuagar bien para eliminar la sal.

Una vez cortada, la alcachofa se oxida y se pone negra. Para evitarlo la podemos colocar en un recipiente hermético e introducirla en la nevera. También podemos usar el zumo de limón como método antioxidante. De este modo podemos conservarla varios días en la nevera. También hay que tener en cuenta que el colorante que posee la alcachofa puede teñir nuestras manos y uñas, esto se soluciona usando guantes para manipularla.

Este sanísimo alimento puede consumirse de muchos modos. Podemos comerlo crudo, con la ensalada, y de ese modo aprovechamos mejor todas sus propiedades. Las alcachofas al horno o a la brasa con aceite de oliva no sólo son un plato muy saludable sino delicioso. También podemos tomarlas hervidas. En ese caso es conveniente aprovechar el caldo restante, ya que tiene un alto valor nutritivo. Las posibilidades sólo terminan donde termina la imaginación: fritas, al vapor, rebozadas, rellenas, gratinadas, en sopa o en pizza. Aunque si quieres sacar lo mejor de sus propiedades medicinales, lo mejor es en zumo o infusión.

 

Adelgazar con la alcachofa

La alcachofa es una verdura que tiene relativamente pocas calorías. Además posee propiedades diuréticas, es decir que nos ayuda a retener menos líquidos y eliminar toxinas. Por otro lado contiene mucha fibra y eso nos ayuda a sentirnos saciados más fácilmente. La combinación de esas tres propiedades hacen que, efectivamente, la alcachofa sea un alimento muy recomendable en una dieta de adelgazamiento.

Sin embargo es muy importante recordar que la dieta equilibrada es la única manera sensata de disminuir y mantener el peso adecuado y, por supuesto, de ser saludable. La famosa dieta de la alcachofa, así como ocurre con todas las dietas milagrosas, nos provoca un déficit que deriva en malnutrición. Por muy sana que sea la alcachofa.

4 Comentarios
  1. Julio

    Madre mía, no tenía la menor idea de las propiedades, por desgracia no incorporamos estos alimentos a nuestra dieta por culpa de preferencias, pero después de lo que comentáis no pienso pasarla por alto. Felicidades por el post.

    • Natalia Berger

      Muchas gracias Julio, nos llena de energía para seguir con el proyecto cuando vemos que hay tan buena recepción por vuestra parte.

      Es cierto que la alcachofa es un alimento muy sano y beneficioso para muchos de los males más comunes de la sociedad moderna, pero no te obsesiones si no te gusta. En nuestro blog damos muchos consejos para una alimentación equilibrada y una vida sana y hablamos de muchos otros alimentos que son también muy sanos. Ningún alimento es imprescindible, si hay algo que se puede considerar “imprescindible” en la dieta sana es la variedad.

      Saludos

  2. Marianela

    Ya que la alcachofa es tan buena, me gustaría que en algún momento sugirierais recetas para prepararla de forma apetitosa y fácil. ¡ A ver si así me aficiono a este alimento tan completo! Solo las he comido a las brasas y me parecen secas y duras.

    • Natalia Berger

      Hola Marianela,

      Todos los jueves proponemos retos culinarios a los cocineros de twitter y premiamos a la idea más original y más sugerente. Quizá el próximo reto pueda ser con alcachofa. ¿Qué te parece la idea?

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.