¿Cuántas veces se habrá formulado esa pregunta? ¿Se puede adelgazar sin pasar hambre? Aunque no nos gustaría entrar en generalizaciones, sí hay algo que parece ser cierto: que el camino para una dieta correcta no es pasar hambre ni un alimento “mágico” y “adelgazante” en concreto. La clave está en comer de todo, en la proporción correcta y en el momento correcto. Algo que parece sencillo, pero que pocos llevan a cabo. En ese sentido, dominar el arte de cena es clave para adelgazar. 

La importancia de la cena
Una cena debe aportar el 15-20% de la energía diaria. En la sociedad actual, en la que casi no hay tiempo para desayunar correctamente y las comidas se realizan a menudo fuera de casa y de forma rápida, la cena ocupa una posición demasiado central. Si es demasiado abundante, además de afectar negativamente en el sueño, provocará que acumulemos los excesos en forma de grasa. En cambio, si hemos cenado poco y ligero, el cuerpo tirará de reservas durante el sueño. O dicho de forma más atractiva: adelgazaremos.

La cena perfecta
La cena perfecta se compone de hidrato de carbono “complejos”, procedentes de vegetales y proteínas con poca grasa. Por ejemplo podemos empezar con una crema de verduras o unas verduras hervidas. También es buena opción una ensalada, aunque debemos tener en cuenta que para algunas personas la lechuga resulta indigesta por la noche. La fibra de los vegetales nos saciará bastante. Luego pasaremos a la proteína: una pechuga de pollo o pavo a la plancha, un poco de pescado blanco al horno, unos langostinos cocidos, pulpo, salmón, o incluso carne roja baja en grasa. También puedes hacer un revuelto de verduras, usando más claras que yemas, ya que es en la clara donde encontramos las proteínas. Las yemas las podemos congelar y usarlas para repostería en otro momento.

La cena incorrecta
Evita los hidratos de carbono, como la pasta, el arroz o el pan. También el exceso de grasa o el azúcar. Si eres de los que necesita terminar con un postre elige unos frutos secos o un poco de chocolate negro, de bajo índice glucémico. Olvídate por completo de los productos con cafeína o las bebidas gaseosas. Y dos falsas creencias: los cereales y la fruta. Son dos alimentos que, en contra de lo que se cree, no son aconsejables como plato único para la cena. Los primeros nos aportan una enorme cantidad de hidratos de carbono y las segundas contienen excesivo azúcar. En ambos casos ocurrirá que ese excedente se almacenará en forma de grasa.

El mes de la cena ligera
Después de los excesos de la navidad, no son pocos los que tienen como primer propósito del año recuperar la linea. En Naturarla nos hemos propuesto ayudaros a hacerlo de la forma más sana y, como solemos preferir, la más natural. Así que a lo largo de este mes tendremos algunas recetas y propuestas saludables para que empecéis el año con buen pie.

2 Comentarios
  1. Dayris Arauz Guerrs

    | Responder

    Gracias por tan delciosas recetas por lo rapidas economicas y facil de hacer.

    • Natalia Berger

      | Responder

      Nos alegra saber que te gustan, ¡gracias a ti!

Deja tu comentario