La optimización de recursos y el cuidado del medioambiente es algo que debe aplicarse a los aspectos más cotidianos de nuestra vida. Uno de ellos es la cocina. Cocinamos varias veces al día y unos hábitos sostenibles en ese campo supondrán una gran diferencia a la larga. La adquisición de productos, la preparación de los alimentos, el aprovechamiento de los residuos, la limpieza… hay varios asuntos a tener en cuenta.

Hábitos sostenibles 

Lista de la compra: procura que tu lista de la compra esté centrada en alimentos básicos (leche, huevos, garbanzos…). El ahorro que supone dejar de consumir platos preparados te permitirá invertir en calidad… y en sostenibilidad.

Aprovechar: para aprovechar al máximo la comida y no tirar nada lo más importante es comprar con previsión y llevar un buen orden. También estos trucos para conservar alimentos pueden ser de ayuda. ¿Pero qué ocurre con los restos que van sobrando? En este post te dábamos algunas ideas. Por último antes de tirar lo que no vayas a comer, piensa que sigue siendo materia orgánica y eso le da un valor. No todos podemos tener un compostador y un huerto donde echar el abono producido, pero con un poco de imaginación podemos aprovechar en la medida de lo posible los residuos.

Agua: el agua es un recurso muy valioso y en cambio en nuestros gestos no se refleja esa importancia. El uso de filtros de presión por aire o el lavavajillas (¡siempre lleno!) suponen un ahorro, aunque el verdadero ahorro viene de la conciencia: ¿has pensado en los litros de agua que dejas correr, por ejemplo, esperando que salga caliente? ¿O el agua que empleas para cosas tan simples como lavarte las manos? Encuentra la forma de guardar ese agua, que podrás usar para regar las plantas o fregar el suelo. Eso te hará ahorrar y también comprender lo valiosos que son algunos recursos.

Calentar alimentos: No calientes más comida de la que vas a consumir, no calientes más agua de la que es necesaria para hervir un plato de macarrones, apaga el fuego unos minutos antes y aprovecha el calor residual para terminar de cocinar… Todas esas acciones te llevarán a reducir al mínimo tu gasto energético en la cocina. ¡Y es tan sencillo de aplicar!

Jabón biodegradable: Trata de usar jabones biodegradables que no ensucien el planeta. Otra opción es fabricar tu propio jabón casero a partir de elementos naturales. En este post te damos algunas ideas para que uses productos naturales para la limpieza del hogar.

 

Electrodomésticos sostenibles

Los fabricantes de electrodomésticos en países de la Unión Europea están obligados a etiquetar una herramienta informativa que indique la cantidad de energía en productos como lavavajillas, secadoras, lavadoras-secadoras, frigoríficos, congeladores, fuentes de luz domésticas, horno eléctrico y aire acondicionado. Estas se clasifican en siete clases de etiquetas distintas en función del consumo eléctrico que realice cada uno de ellos. Se distinguen por colores y letras del abecedario desde la A (la más eficiente) en color verde oscuro hasta la G (menos eficiente) en color rojo oscuro. Algunos electrodomésticos eficientes con disposición de calificación energética A, A+, A++ y A+++ son los que menos gastan, consumiendo hasta 2/3 partes menos de energía que los de clase C. Suponen un ahorro energético importante para los consumidores y para el medio ambiente.

También es importante comprar los electrodomésticos estrictamente necesarios, cambiarlos sólo cuando sea menester y, en caso de desechar los antiguos, hacerlo siempre de forma limpia.

Diseño sostenible

El cuidado ambiental es un tema que ocupa la mente de muchos diseñadores y arquitectos hoy en día, que desarrollan proyectos de casas sostenibles. Una de las estancias principales de la casa es la cocina. Las nuevas cocinas están realizadas en materiales amables para el medio ambiente, tienen sistemas de recuperación de aguas grises, utilizan energías alternativas como la energía solar, incorporan sistemas de aprovechamiento de los residuos orgánicos y nos permiten tener nuestro huerto básico en casa.

También te puede interesar

Deja aquí tu comentario

 

Suscribirse sin comentar