cocina de otoño-


Natalia Berger

Ya ha llegado el otoño a los bosques, a los armarios y a nuestro día a día, que cada vez se desarrolla menos en la calle y más en el calor del hogar. Para muchos es una temporada de volver a acercarse a los fogones y es que el nuevo ritmo de vida lo permite y el cuerpo nos pide comida cada vez más elaborada. Además el otoño es una de las estaciones con más variedad de productos de temporada. Veamos qué productos ofrece la naturaleza a los amantes de la gastronomía:

Carne de caza: El otoño es la mejor época del año para la caza de todo tipo: arroz con perdiz y setas, estofado de jabalí, codornices en escabeche, corzo, faisán, ciervo, becada, pato… La carne de caza, por tratarse de animales que viven en libertad, suele ser muy baja en grasas y de gran valor nutritivo. ¡Y qué decir de lo rica que está!

Huerto de otoño en tu plato: Con la bajada de las temperaturas empezamos a pasar más tiempo en la cocina, preparando platos más elaborados y que nos aporten la energía necesaria para cobatir el frío. Para esas preparaciones debemos aprovechar que hay una gran cantidad de productos en el mercado que están en su mejor momento para ser consumidos. Frutos como los higos, las manzanas, las uvas o las castañas nos pueden servir para deliciosas salsas dulces y compotas. También es un buen momento para el boniato, la calabaza, la alcachofa o las acelgas.

Setas: Las setas son otro de los alimentos favoritos del otoño. Los aficionados a las setas disfrutan de su recogida y su degustación. Existen multitud de variedades de setas y formas de cocinar las setas. Todo ello enriquece mucho la gastronomía otoñal.

Frutos secos:  Nueces, avellanas, almendras, pasas, higos secos… La sabia naturaleza nos trae justamente ahora estos alimentos, que son ideales para preparar el cuerpo para el frío. Son alimentos de alto contenido calórico y por lo tanto producen calor. Además contienen vitaminas del complejo B, que tienen un importantísimo rol en nuestro metabolismo y reducen la sensación de frío. En este antiguo post conocimos cómo introducir los frutos secos en las recetas de otoño.

Quesos: Con la llegada del frío se recomienda aumentar el consumo de lácteos, ricos en vitamina B y D, grasas, proteínas y glúcidos de alto valor nutritivo. Los quesos favoritos de esta época del año son los quesos más cremosos e intensos, como los quesos de la familia Castello. ¡Acompañados de un buen vino pueden ser el compañero ideal de una tarde otoñal!

Postres de otoño: En otoño empieza la temporada de los cítricos y nuestro cuerpo agradecerá ese gran aporte en vitamina C, que nos ayudará a enfrentarnos al frío. Una naranja con miel puede ser un postre muy adecuado. También hay que aprovechar todas esas frutas cuya temporada terminará pronto, como los higos, la chirimoya o el caqui. ¿Vas a tomar un yogur? No olvides añadirle unos arándanos, unas moras o unos granos de granada.

Infusiones y otras bebidas calientes: Las bebidas calientes ayudan a mantener la temperatura. Algunas infusiones, como el te verde o las que tienen jengibre, son especialmente recomendables en esta época, ya que además refuerzan la inmunidad. Consulta nuestro resumen de bebidas calientes para conocer las virtudes de cada una y no aburrirte.

Como veis el otoño se presenta sabroso. ¡Es hora de que el otoño llegue a nuestras despensas y a nuestras mesas!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.