equitacion-blog


Natalia Berger

Hoy empieza la primavera y, como todos los años, os queremos animar a que aprovechéis la llegada del buen tiempo para disfrutar de las múltiples virtudes del ejercicio al aire libre. Hoy queremos hablar de un deporte completo y divertido, que casi todos pueden practicar y que puede ser una bonita escapada familiar de fin de semana: la equitación.

Un deporte muy completo
La equitación es uno de esos deportes que lo tiene todo: por un lado nos ayuda a tonifica músculos (abdominales, glúteos, piernas, espalda…), ayuda a mantener una postura correcta y es un buen ejercicio cardiovascular que a largo plazo reforzará la musculatura del corazón y la capacidad respiratoria. Además desarrolla el sentido del equilibrio y la coordinación motriz.

Beneficios psicológicos
La equinoterapia ha resultado ser muy eficaz en el tratamiento de ciertas enfermedades, como el autismo. Pero la práctica de la equitación puede ser muy beneficiosa para cualquiera, ya en tiempos de la antigua Grecia se aconsejaba la práctica de la equitación para mejorar el estado anímico. Hoy sabemos que la práctica regular de este deporte ayuda a superar miedos, gestionar problemas y coger confianza. Esto se debe a que para controlar un animal como el caballo es imprescindible gestionar todas las situaciones con calma pero con firmeza y responsabilidad. Además montar a caballo requiere disciplina y concentración, dos actividades muy saludables para la mente. El contacto con la naturaleza y la compenetración con un animal terminan de aportar todo aquello que necesitamos para desconectar y relajarnos.

La equitación y los niños
La equitación en los niños sirve además para desarrollar valores muy importantes. Como cualquier actividad que se desarrolla en armonía con la naturaleza mejora la relación que tenemos con ésta. Además el vínculo con el animal es muy positivo: los niños aprenden a cuidar y respetar al animal, también la importancia del trabajo en equipo. Además este deporte ayuda a la socialización del niño, fomenta la confianza y seguridad del niño en sí mismo y mejora su capacidad de concentración, la disciplina y el espíritu de superación.

Equinoterapia
La equinoterapia es un método que utiliza al caballo y su habitad como medio para la rehabilitación y educación de las personas con necesidades especiales o portadoras de una discapacidad, mejorando la calidad de vida partiendo de las capacidades personales, potenciándolas al máximo. Esta terapia, demuestra una amplia aplicación terapéutica en medicina, psicología, psiquiatría y pedagogía. Puede ayudar en caso de autismo (asperger), asma, perturbaciones emocionales, parálisis cerebral, retraso mental, deficiencia visual, auditiva y del lenguaje, síndrome de Down, síndrome de Rett, esclerosis múltiple, trastorno por déficit atencional con o sin hiperactividad (T.D.A.H.)

A tener en cuenta
La práctica de la equitación no es aconsejable para aquellos que tienen problemas de lumbago o malformaciones vertebrales, embarazo, osteoporosis o alergia a los pelos del animal. El uso del casco es indispensable y, para aquellos que se inician, es importante tomar lecciones para evitar gestos incorrectos y actitudes inadecuadas.

 

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.