Media naranja-blog


Natalia Berger

Hoy cerramos el mes de los cítricos. Después de un mes hablando de nutrición, de gastronomía y de los trucos más prácticos de limpieza y belleza, nos apetecía terminar el mes con una curiosidad. ¿Te has preguntado alguna vez de dónde proviene la conocida expresión de amor “tu media naranja”? Hoy te lo contamos.

El origen de esta expresión se remonta a la antigua Grecia, concretamente nace en una obra de Platón titulada “El Banquete”. Esta obra serviría para conformar la idea del “amor platónico”.

En el libro, tras un copioso festín, se pide a varios invitados que elogien a Eros, dios del amor. Aristófanes cuenta a los asistentes que, en una época remota, los humanos eran seres redondos y prácticamente perfectos, con 4 brazos y 4 piernas, además de dos rostros en lados opuestos de la misma cabeza. Y que existían tres tipos: el varón doble, la mujer doble y el hombre-mujer (andróginos). Se creían tan perfectos y eran tan soberbios, que se creyeron dioses y su enorme vanidad les llevó a enfrentarse a los propios dioses.

Aquella soberbia enfureció al soberano de los dioses, Zeus, que los castigó. Con el poder de su rayo cortó a los hombres por la mitad, como si fueran naranjas, y pidió a Hermes que atara el pellejo sobrante alrededor del ombligo. Desde ese momento, según la narración de Platón, los seres fueron condenados a deambular tristes, buscando siempre a su mitad. Si alguna vez llegaban a encontrarse, se abrazaban para siempre en un intento desesperado de volver a ser “completos” y morían de inanición.

Platón quiso reflejar en su narración que la raza humana debe ser consciente de sus propios límites y vencer la arrogancia que le domina en muchas ocasiones. Sin embargo, la imagen de la media naranja buscando a su mitad para unirse en un abrazo infinito resulta tan bonita que ha evolucionado, dando lugar a la expresión “encontrar a tu media naranja”. Al fin y al cabo la plenitud es lo que todos sentimos cuando nos enamoramos y solo deseamos abrazar a esa persona hasta morir.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.