propuesta mañanas noches-blog


Ya sabéis que los lunes nos gusta llegar con una buena idea para aplicar cada semana. Esta semana queremos enseñarte a que potencies tu energía y para ello nos vamos a centrar en dos momentos clave: el momento de acostarte y el de despertarte. Veamos qué puedes hacer en esos momentos para mejorar tu estado energético y sentirte mejor a lo largo del día:

La alimentación: Lo que comemos es importante, pero también es importante cuándo lo comemos. El cuerpo tiene distintas necesidades a distintas horas del día y es importante escucharlas. Por la noche apuesta por una cena ligera, como las que describimos en este post, o como los ejemplos que puedes encontrar en este apartado. Si no puedes dormir, siempre puedes apostar por remedios caseros, como estos alimentos para combatir el insomnio, pero jamás uses medicamentos sin prescripción médica. Por la mañana, en cambio, es la hora de las proteínas y los hidratos de carbono; aunque parezca un tópico el desayuno es la comida más importante del día y un buen desayuno marca una diferencia importante. También es importante recuperar la hidratación, podemos optar por el conocido vaso de agua o, mejor aún, zumos naturales.

El tiempo: A lo largo del día somos víctimas del estrés a todas horas y en general es algo que debemos evitar. Pero concretamente la noche y la mañana son momentos muy relevantes. El estrés por la noche nos impedirá descansar correctamente y eso tendrá consecuencias fatales al día siguiente. Cuando cae el sol es importante que ayudemos al cuerpo a desacelerar: baja las luces, apaga los aparatos electrónicos, deja las preocupaciones a un lado y regálate un mínimo de 60 minutos a ti. Por la mañana también es importante tomarse tiempo para empezar el día con buen pie. Hay una gran diferencia entre tomar un café de pie y salir corriendo al trabajo… y tomarse el tiempo de preparar un buen desayuno y tomarlo sentado mientras escuchas música o lees las noticias. Eso sí ¡nada de correos electrónicos ni asuntos de trabajo! Ya tendrás tiempo de eso.

El ejercicio: El ejercicio es fundamental y está directamente relacionado con los niveles de energía que tenemos. Y aunque cualquier hora del día es buena para un poco de ejercicio y es imprescindible hacer deporte a diario… no hay nada como un poco de ejercicio ligero por la mañana: unos estiramientos, una caminata de 20 minutos hasta el trabajo… Por la noche es mejor evitar el exceso de ejercicio.

La ducha: La mañana y la noche son los dos momentos más habituales para la ducha. Y aunque una ducha siempre sienta bien, es importante aprovechar todas las armas a nuestro alcance: toma duchas estimulantes por la mañana y relajantes por la noche. Puedes echar un ojo a este post sobre tipos de ducha para conocer de qué forma sacar lo mejor de los chorros de agua.

La rutina: La rutina es una de las armas más poderosas que tenemos para controlar nuestro propio organismo, como se suele decir “somos animales de costumbres”. Lo primero y más importante es acostarse cada día a la misma hora y dormir la misma cantidad de horas. Otro truco infalible es establecer una “rutina de noche”. Si cada día haces las mismas cosas en el mismo orden (por ejemplo cenar, ducharte, preparar la ropa del día siguiente, leer media hora y apagar la luz), el cuerpo empezará a prepararse para el descanso en cuanto empiece el ritual. Algo parecido ocurre por la mañana: si eres de los que tienen dificultades para arrancar, puedes ayudar a tu organismo si cada día realizas una serie de acciones en el mismo orden.

Nuestra propuesta de esta semana es que pongáis en practica estos consejos durante unos días y estéis atentos a los cambios en vuestro cuerpo. A la larga será difícil mantener esos buenos hábitos todos los días del año, pero es importante ser conscientes de qué cosas nos sientan bien para poder aplicarlas cuando las necesitemos. ¡Feliz semana a todos!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.