ppta-semana-simplifica


La simplicidad es sana y nos ayuda a acercarnos a la felicidad. Muchos ya lo saben y otros es posible que lo hayan oído por ahí alguna vez, pero pocos le dan la relevancia que se merece y sobretodo muy pocos lo aplican a la vida real. La mayoría tenemos tendencia a rodearnos de cosas superfluas e innecesarias que nos impiden disfrutar de lo que verdaderamente importa. Veamos cómo podemos solucionarlo:

Dale un repaso a tu hogar: Esta es una de las parte más importantes, ya que el espacio en que vivimos tiene una influencia enorme en nuestro estado de ánimo. Si tu casa es caótica y es imposible encontrar las cosas, es muy probable que tu vida sea caótica y sientas constantemente que el tiempo te falta. Ahora que llega el cambio de estación es el momento de darle un auténtico repaso a todo lo que posees y quedarte con lo que verdaderamente te gusta y necesitas. En este post te dábamos algunos tips para lograr que el efecto de simplificación sea máximo.

En qué invertimos el tiempo: Te proponemos que a lo largo de la semana hagas un cálculo aproximado del tiempo que pasas haciendo las distintas cosas, contabiliza todas tus actividades excepto dormir y trabajar. ¿Cuántas horas pasas cocinando? ¿Cuántas pasas viendo la tv? ¿Practicando tu hobbie favorito? ¿Tomando algo con los amigos? ¿Leyendo? Luego anota al lado lo que te aporta cada una de esas actividades: tranquilidad, satisfacción, conocimientos… Cuando termines observa la lista. Probablemente te darás cuenta que dedicas más tiempo a las cosas que menos te aportan y un tiempo realmente escaso a las actividades enriquecedoras de tu vida. Nosotros proponemos que elimines de tu vida todo aquello que no sea plenamente satisfactorio. Como quien poda una planta para que crezca con más fuerza, notarás enseguida que tu día a día se vuelve más enriquecedor.

¿Qué cosas te complican la vida? Una relación compleja, un coche que está constantemente averiado, un problema familiar, un mal ambiente laboral, una insatisfacción con el lugar donde vivimos, un aspecto de nuestra personalidad que no nos gusta… existen algunos problemas que a menudo que, por su difícil solución, tendemos a integrar en nuestra vida hasta que llegan a convertirse en un rumor de fondo que al final dejamos de escuchar. Pero ese rumor al que ya no prestamos atención sigue ahí, restándonos más energía de la que crees. No abandones. Anota en un papel cuál es ese problema eterno que debes resolver finalmente y piensa en la forma de simplicarlo, tanto como sea posible, de modo que no pueda afectarte. Valora todo tipo de posibilidades, aunque parezcan locas, y estudia su viabilidad.

En la mayoría de vidas hay mucho polvo que sacar. Por eso esta semana te proponemos que saques el plumero y la gamuza ¡y le saques brillo a tu vida!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.