post-alimentos-de-temporada---la-zanahoria


Natalia Berger

La zanahoria, esa hortaliza naranja y crujiente, que tanto enriquece nuestros platos, es la protagonista de hoy. Este tubérculo es fuente de vitaminas, antioxidantes y otros nutrientes, aporta a nuestros platos crudos o cocidos un toque de sabor muy particular, y presenta infinidad de posibilidades en la cocina.

 

¿Por dónde empezar a enumerar los beneficios de la zanahoria? Pues empezaremos por lo más conocido a nivel popular: La zanahoria es conocida por ser una importante fuente de carotenos y vitamina A. Estos protegen nuestra piel, retina, mucosas, sistema inmunológico y actúan como antioxidante. Esto tiene un sinfín de efectos positivos sobre nuestra salud, protegiéndonos de trastornos y enfermedades que van desde el acné hasta el cáncer, pasando por anorexia, enfermedades cardiovasculares y problemas del estómago y la piel. Es muy conocida la importancia de los carotenos de la zanahoria en el proceso de un bronceado seguro

Por otro lado, un dato más desconocido sobre la zanahoria es que aporta una similar cantidad de potasio que la que aporta el plátano. El plátano es conocido por ser fuente de este importantísmo micronutriente, responsable del buen funcionamiento neuromuscular. También es un dato a resaltar su contenido en sodio,fósforo, calcio y magnesio, así como su aporte en fibra.

Por todo ello, además de su bajo aporte calórico y por su contenido del 90% de agua, las zanahorias son un tentempié ideal para cualquier hora del día. Además son perfectas para una excursión o para los deportistas ya que, a diferencia de muchas frutas, soportan sin problemas el calor y otras condiciones extremas: una zanahoria, por poner un ejemplo, puede mantenerse fresca al fondo de una mochila durante varios días de marcha.

Pero principalmente la conocemos por su uso en la cocina. La zanahoria es muy apreciada por su versatilidad: puede ser parte de una ensalada, de un estofado, una sopa, un puré, un salteado, una salsa, un relleno, un zumo o hasta puede conformar un postre o pastel dulce. Es muy fácil de integrar en cualquier comida, desde bebés a ancianos, y es muy conveniente hacerlo, ya que nos ayudará mantener nuestros niveles de potasio y vitamina A. Además, así como muchas verduras pierden parte de sus propiedades al cocinarse, la zanahoria no sólo los mantiene y se hacen incluso más digeribles por nuestro organismo, sino que las zanahorias cocidas tienen mayores niveles de antioxidantes.

Así que desde Naturarla os animamos a que la próxima vez que vayáis a la verdulería, compréis un buen manojo de zanahorias. Con lo sabrosa y versátil que es, con lo bien que soporta el paso de los días en la nevera y con lo accesible que es para todos los bolsillos ¡el que no se beneficia de sus propiedades es porque no quiere!

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.