infusiones


Cuando el tiempo empieza a refrescar redescubrimos el placer de las bebidas calientes. No hay nada más apropiado para una tarde de otoño o invierno que una taza caliente entre las manos. Hoy hablamos de esas bebidas calientes que, además de saber y oler bien y reconfortarnos, nos ayudan a sentirnos mejor y tener mejor salud. En el post de hoy hacemos un repaso de las infusiones más conocidas y sus propiedades:

Infusión de menta
La infusión de menta es fragante y de gusto agradable. Se recomienda en digestiones difíciles, nausea y flatulencia. Por sus propiedades antiespasmódicas se recomienda también como tratamiento sintomático en casos de piedras en la vesícula o síndrome de colon irritable. Nos sirve además como remedio casero contra el herpes labial y el mal aliento. La infusión de menta puede hacerse con hojas frescas, ya que la menta es una de las plantas más fáciles de cuidar.

Jengibre
Esta es otra infusión por la que podemos optar en caso de de nausea y vómitos, especialmente cuando son producidos por viajes. Es energizante y estimulante. El jengibre además tiene propiedades antiinflamatorias por lo que se emplea en la medicina tradicional china como remedio para cantidad de dolencias, como artritis, cefaleas, tos, amigdalitis, otitis, congestión nasal… Para hacer una infusión de jengibre debemos cocer a fuego lento un trozo de la raíz durante 15 minutos. Combinado con miel y limón puede ser un buen remedio contra un resfriado que está empezando.

Manzanilla
Infusión conocida por sus efectos relajantes. Ayuda a la digestión, a calmar el estrés y a conciliar el sueño. Por si fuera poco no tiene contraindicaciones conocidas. No es de extrañar que sea una de las infusiones mejor consideradas. Si añadimos semillas de anís a la infusión en lugar de azúcar, el resultado es una excelente y deliciosa infusión digestiva.

Rooibos
Esta infusión se ha convertido en la infusión de moda en los últimos años y es que, además de su agradable sabor, aporta cantidad de minerales (hierro, fluor, sodio, potasio, magnesio…) y vitamina C. Su poder antioxidante nos ayuda a mantenernos sanos y jóvenes, también ayuda contra otros males comunes como el colesterol, la retención de líquidos o el equilibrio del azúcar en sangre.

Cola de caballo
La infusión diurética por excelencia. Su capacidad de eliminar líquidos y toxinas es incomparable. Combinada con te verde o con menta se intensifican sus propiedades contra la retención de líquidos. También se puede combinar con hinojo, anís o linaza para dietas adelgazantes. En cualquier caso debe tomarse siempre con moderación. Evitar esta infusión durante el embarazo y la lactancia y en caso de problemas estomacales.

Melisa
Ya en el siglo X, el médico persa Avicena aseguraba que la melisa ayudaba a superar un estado de ánimo triste. Actualmente es una de las plantas más consumidas para disminuir la ansiedad y calmar los nervios. Es considerada un apoyo para restablecer el equilibrio del sistema nervioso cuando está alterado y tonificarlo, aunque también se le atribuyen otras propiedades que pueden ayudar a aliviar los casos de asma y palpitaciones.

Hierba Luisa
También conocida como la hierba de la princesa, es otro tipo de infusión que va bien en casos de trastornos digestivos y como estimulante del apetito. A lo largo de la historia se le han atribuido algunas virtudes como calmar los nervios y reanimar a las personas que se desvanecen. Al menos, el olor a limón de sus hojas despierta los sentidos.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.