Las proteinas


Natalia Berger

Uno de los propósitos que tenemos en Naturarla es ayudar a comprender las etiquetas de información nutricional. Se trata de información que, por ley, se pone a disposición del usuario de forma estandarizada. Pero ¿de qué sirve si no sabemos desencriptar esos datos? Hoy os hablamos de las proteínas. ¿Por qué son importantes? ¿Qué cantidad de proteínas necesitamos para una dieta equilibrada? ¿Dónde encontramos esas proteínas?

La importancia del equilibrio

Cada célula del cuerpo humano contiene proteína. Por eso son imprescindibles durante el crecimiento, la adolescencia y el embarazo. Pero no hay que menospreciar su función en la reparación y la producción celular, esencial para mantener nuestros tejidos en buena forma. Son diversos los perjuicios en la salud que pueden ser ocasionados por una falta de proteínas. Sin embargo hay que tener en cuenta, como ocurre con la mayoría de nutrientes, que nada en exceso es bueno. Un exceso de proteínas puede sobrecargar la función del hígado y los riñones. Además, muchos de los productos ricos en proteína suelen presentar altos niveles de colesterol. De nuevo una dieta equilibrada en la que no se abuse de las grasas será la solución.

 

El valor proteínico

Aunque son más de tres mil las diferentes proteínas que encontramos en los tejidos del cuerpo humano, sus componentes, los aminoácidos, son sólo unos veinticinco. Estos se combinan y forman las moléculas de las distintas proteínas. Nuestro organismo está capacitado para sintetizar la mayoría de los aminoácidos a partir de las proteínas que obtiene de los alimentos. Pero hay nueve aminoácidos (los aminoácidos esenciales) que deben ser necesariamente consumidos con la dieta. El valor proteínico de un alimento se mide en parte por el porcentaje de proteína que contiene, pero sobretodo por la variedad de aminoácidos que aporta. El único alimento que contiene todos los aminoácidos esenciales en la proporción correcta para el organismo es la leche materna, es el alimento de mayor valor proteínico que existe. Para los que no nos alimentamos de leche materna, sólo queda la opción de una dieta variada, rica en distintos alimentos de alto valor proteínico.

 

Fuentes de proteína animal y vegetal

Hay proteínas de origen animal y proteínas de origen vegetal. Entre los alimentos de proteínas de origen animal se encuentran los huevos, las aves, el pescado, la carne y los productos lácteos. Encontramos proteínas de origen vegetal en la soja, los frutos secos, los champiñones, las legumbres y los cereales. Si bien se ha calculado que la  cantidad diaria recomendada de proteínas (a la que las etiquetas se refieren como CDR) es de 0,8 gramos por kilogramo de peso, esta cantidad deberá aumentar hasta 1 gramo en caso de que las proteínas sean de origen vegetal. Esto es consecuencia de la composición de unas y otras proteínas. Por otro lado las proteínas de origen vegetal son más fáciles de digerir. Estos datos pueden variar según la etapa de la vida y la actividad que desarrollemos, pero nunca deberemos consumir más de 2 gramos de proteína por kilogramo: este tipo de exceso, muy común entre culturistas, puede ser muy perjudicial para el organismo.

 

Por último es importante tener en cuenta que las proteínas son el único nutriente que nuestro organismo no almacena. Eso significa que somos nosotros mismos los encargados de regular la ingesta proteínica: varias veces al día y en pequeñas cantidades.

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.