las_vinagretas


Las vinagretas potencian los sabores y engalanan nuestros platos. Son unas magníficas compañías no sólo para ensaladas, también para verduras al vapor, carnes, mariscos y muchas variedades más de comidas. 

La base de una vinagreta siempre es una parte de líquido ácido (vinagre, zumo de limón u otros cítricos) por tres partes de aceite y un poco de sal. Pero las variaciones son muchas y muy diversas. Podemos combinar distintos tipos de vinagres con distintos tipos de aceite y a partir de ahí agregar hierbas, especias, salsas, frutos secos, vegetales, lácteos o ingredientes dulces como la miel o la mermelada. La creatividad y la práctica nos llevarán a dominar este arte.

 

Algunas sugerencias:

Vinagreta francesa: mostaza, pimienta, hierbas aromáticas, sal, aceite y vinagre.

Salpicón: Huevo duro, pimiento verde, tomate, cebolla y perejil (picados muy fino), sal pimienta, aceite y vinagre. El huevo se añade en el último momento para que no se deshaga.

Vinagreta de pasas y piñones: pasas, piñones, azúcar, oporto dulce, aceite y vinagre.

Vinagreta de alcaparras y pepinillos: alcaparras, pepinillos troceados, azúcar, pimienta, sal, aceite y vinagre.

Vinagreta de cebollino: cebollino y perejil triturados, sal pimienta, azúcar, aceite y vinagre.

Vinagreta de ajo: ajo, mostaza, azúcar, sal pimienta, aceite y vinagre

Vinagreta japonesa: vinagre de arroz, chorrito de aceite de sésamo, un poco de mayonesa.

Vinagreta a la naranja: zumo de naranja, vinagre de jerez, aceite, sal y pimienta.

Vinagreta al pesto: queso Arla Apetina desmenuzado, zumo de limón, pesto, sal y pimienta.

Vinagreta de yogurt con hierbas: Yogurt natural, ajo, menta, cebollino, albahaca, zumo de limón, mostaza, azúcar, aceite, sal y pimienta.

Vinagreta de miel: Miel, mostaza, vinagre balsámico, sal, pimienta y aceite.

Vinagreta de piña: Aceite, vinagre, sal, pimienta y queso Arla Castello Piña desmenuzado.

 

Otros consejos:

  • Para aligerar tu vinagreta puedes rebajarla con agua.
  • Para una vinagreta más espesa añade una yema de huevo cruda.
  • Si vas a añadir ingredientes como ajo, perejil, cebolla etc. deben estar muy bien picados.
  • Para emulsionar bien puedes usar un tenedor, unas varillas, una minibatidora o un bote de conservas con tapa, para agitar bien. Lo importante es obtener una emulsión homogénea.
  • Usa tu imaginación: salsas preparadas, hierbas, zumo de frutas, aceites aromatizados…
  • Elige la vinagreta según los ingredientes que lleve tu plato. Los quesos y los tomates van muy bien con vinagretas dulces y las cítricas son perfectas para carpaccios y marinados.
  • Las vinagretas no deben prepararse con excesiva antelación, ya que algunos componentes pierden su aroma rápidamente.
  • El aceite absorbe los aromas con mucha facilidad, en cambio es más fácil diluir ciertas sustancias en el vinagre. En ese sentido incorporaremos al aceite sólo ingredientes como la pimienta recién molida o la trufa rallada y disolveremos el resto de ingredientes en el vinagre.

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.