los mejores libros infantiles 1


Libros para leer antes de ir a dormir, libros para entretenerse durante una tarde de lluvia, libros para regalar, para que nos traigan los Reyes Magos o Papá Noel, libros para llevar en los viajes, para entretenerse, para descubrir el mundo, para cantar, jugar, sentir, disfrutar, emocionarse y soñar. Antes de ir a la escuela, antes de aprender formalmente a leer, es imprescindible acercar los libros a los niños. Contarles cuentos, con las palabras, señalando las ilustraciones, invitándoles a descubrir lo que se ve y lo que no, llegando hasta otros lugares a los que solo alcanza la literatura. Más allá de los textos clásicos infantiles como los de los hermanos Grimm o los de Charles Perrault, o los clásicos contemporáneos de autores imprescindibles como Roald Dahl, Gianni Rodari o la colección de El pequeño Nicolás de Goscinny y Sempé, os queremos proponer una lista de libros ilustrados, todos ellos esenciales para que, ya sea en casa, en la biblioteca o en el cole, nuestros hijos disfruten de la magia de la lectura.

La pequeña oruga glotona, de Eric Carle
Una manzana, dos peras, tres ciruelas, cuatro fresas, cinco naranjas y además un trozo de queso, otro de sandía, una tarta… Todo esto es lo que come cada día la oruguita glotona de este cuento. Y al final, una gran sorpresa: la oruguita se transforma en una bella mariposa. Un libro esencial para los más pequeños. Este artista, que tiene muchos otros libros también muy recomendables como La mariquita gruñona o De la cabeza a los pies, nos ofrece una propuesta plástica rebosante de ingenio, llena de brillantes colores y con sencillos troquelados, donde los niños podrán descubrir lo que el proceso de la metamorfosis.

Violín, de Antonio Rubio con ilustraciones de Óscar Villán
Un libro para invitar a los más pequeños a descubrir la literatura. Una propuesta para recitar usando las onomatopeyas de varios instrumentos musicales, en la que jugar con la mímica o con el sonido de las palmas o de un beso. Una colección “de varios títulos, todos ellos escritos por el poeta Antonio Rubio, que emplean la rima, la musicalidad, la sencillez y la expresividad para captar la atención de los más pequeños.

¡¡OH!!, de Josse Goffin
Una taza de café que puede ser un barco, una pipa que se transforma en gato, una media luna que es una serpiente. Nada es lo que parece en este libro cuyo título es ese ¡oh! que sale de los labios de un niño cuando ve que cada página se transforma en otra completamente distinta. Una manera de descubrir y crear nuevos mundos, ocultos tras las solapas. Un libro donde la ausencia total de texto convierte en total protagonista a los objetos ilustrados, a la imaginación.

El globito rojo, de Lela Mari
No hay texto en este cuento, sólo la magia de explicar a un niño cómo se produce la espectacular transformación de un globo rojo en una manzana, luego en mariposa, después en flor y finalmente en un paraguas que nos invita a repetir el juego. Un libro donde la gráfica es poesía, donde la historia está abierta a muchas historias.

los mejores libros infantiles 2

Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak
Cuando Max se puso su disfraz de lobo le entraron unas ganas irrefrenables de hacer travesuras, y entonces su madre le llamó «¡MONSTRUO!» y Max le contestó «¡TE VOY A COMER!». Y le castigaron enviándole a la cama sin cenar. Encerrado en su habitación, Max imagina que navega lejos, a un mundo de monstruos donde él es el rey de todos. El suyo es un viaje fantástico en el que, usando su imaginación, este niño impetuoso y travieso se enfrenta con sus propios miedos y emociones. Un libro que tiene algo de salvaje, misterioso y libre, y que no puede faltar en vuestra biblioteca infantil.

El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza, de Werner Holzwarthcon ilustraciones de Wolf Erlbruch
Cómo divierte a los niños este topo que, cada vez más enfadado, se interesa en descubrir cómo son los excrementos de cada uno de los animales con los que se encuentra en su camino. Y es que el topo necesita encontrar al animal que se había hecho aquello en su cabeza. Un libro imprescindible en toda biblioteca infantil, por ser políticamente incorrecto y por descubrir a los niños algo tan natural como que todos los animales hacen caca, y cada uno la hace a su manera, claro.

Elmer, de David Mckee
Elmer es amarillo, naranja, rojo, rosa, violeta, azul, verde, negro y blanco. Elmer no es del color de los elefantes. Un día, decide que está harto de ser diferente a los demás, piensa que todos se ríen de él porque su piel es de colores. Así que se disfraza pintándose de gris, para poder ser igual que los demás y pasar desapercibido. Este libro nos habla de la diversidad y el respeto, y enseña a los niños que todos somos diferentes, que cada uno es especial, y que precisamente por esa razón, nos quieren los demás.

Pingüino, de Polly Dunbar
A Lucas le regalan un pingüino y esto le hace tremendamente feliz hasta que se da cuenta de que, por más tácticas que use para hacerle hablar, el pingüino no le responde. Lucas se enfada muchísimo. Y es que a lo mejor no sabe hablar… o es que el pingüino habla a su manera. Una narración visual ideal para los más pequeños, con las palabras justas y sobre todo con instinto infantil.

A qué sabe la luna, de Michael Grejniec con ilustraciones de Michael Grejniec
¿Quién no ha soñado alguna vez con darle un mordisco a la luna y descubrir a qué sabe? Una tortuga, un elefante, una jirafa, una cebra, un león, un zorrito, un mono y un ratón deseaban averiguar a qué sabía la luna. Cada noche, miraban ansiosos hacia el cielo, y se estiraban e intentaban cogerla, subidos uno encima del otro. Pero la luna se resistía y se resistía hasta que… Unas bellas y sencillas ilustraciones para un cuento que habla sobre la constancia, el compañerismo y donde los más pequeños, por más chiquitines que sean, pueden triunfar con la ayuda de los demás.

los mejores libros infantiles 3

Un libro, de Hervé Tullet
Este libro tan sólo tiene círculos amarillos, rojos y azules. Es un libro único, un libro hecho para jugar. Para que funcione, este libro necesita a los niños, que sean ellos los que interactúen, tocando los círculos con sus dedos, soplando, zarandeando el libro, inclinándolo, dando palmadas, aplausos… A Hervé Tullet le basta con unos círculos coloreados con un pincel para crear un libro cautivador, sencillo pero inteligente, toda una proeza. De este maravilloso y prolífico autor hay otros muchos libros como Juego de componer arte, Juego de ojos, Juego de construcción, Cinco sentidos, Libro con mordisco… siempre destinados a fomentar la creatividad de los niños.

Delante de mi casa, de Marianne Dubuc
Delante de mi casa, hay un rosal. Sobre el rosal, un pajarito. Encima del pajarito, una ventana. Detrás de la ventana, mi cuarto. Y desde ahí, desde lo cotidiano de una cama o un calcetín, un viaje al mundo de los cuentos y de la fantasía, con princesas, dragones, dinosaurios, el abominable hombre de las nieves, el sol, un pirata, la caperucita roja. Un original libro de imágenes para jugar a descubrir qué se esconde detrás de cada página, que ofrece la oportunidad de aprender y descubrir las palabras del mundo cotidiano y del imaginario popular.

El libro del otoño, de Rotraut Susanne Berner
Ilustraciones a doble página llenas de personajes, detalles, situaciones y escenarios relacionados con esta estación del año. Cualquiera de estos libros sin texto sobre las distintas estaciones invitan a los niños a descubrir el mundo. Un libro de detalles mínimos en los que detenerse, y que al no tener texto facilita tanto a prelectores como a primeros lectores que puedan disfrutar de las múltiples historias que va narrando el libro a través de los dibujos.

los mejores libros infantiles 4

Emocionario, de Cristina Núñez Pereira y Rafael R. Valcárcel, varios ilustradores
Un diccionario de emociones. Un libro en el que los niños y sus padres podrán descubrir conceptos como la felicidad, el placer, el asombro, la inseguridad, la vergüenza, el miedo, la soledad, la admiración. En total, cuarenta y dos estados emocionales descritos con cercanía y sencillez, acompañados de inspiradoras ilustraciones. Un libro lleno de belleza y sobre todo muy pedagógico, en el que los niños aprenderán que lo que sienten tiene un nombre, y que todas las personas pueden sentir lo que ellos sienten.

El monstruo de colores, de Ana Llenas
El Monstruo de Colores está muy confundido y no sabe lo que le pasa. Por suerte tiene una buena amiga que le ayuda: te has hecho un lío con las emociones, le explica. Y entonces, colocan cada emoción en su sitio: el verde es la calma, el rojo es la rabia, el azul la tristeza… Una historia emocionante y divertida, con una bella y sencilla plasticidad, perfecta para introducir a pequeños y a mayores en el fascinante lenguaje de las emociones.

¡Otra vez!, de Emily Gravett
Un cuento de dragones pero en el que las mamás y papás nos sentiremos totalmente identificados. El pequeño dragón, después de haberse bañado, cenado y lavado los dientes, se coloca junto a su mamá para que ella le lea un cuento, un cuento de dragones. Cuando acaba, el dragón le pide a su mamá dragona que lo vuelva a leer. La mamá dragona, cada vez más cansada, lo vuelve a leer, otra vez y otra vez, porque el dragón quiere seguir escuchándolo, pero claro, su mamá se duerme y… Un libro perfecto para leer a nuestro hijo antes de irse a la cama. Padres e hijos nos setiremos totalmente identificados.

¿Qué es un niño?, de Beatrice Alemagna
Un niño tiene las manos pequeñas, los pies pequeños y las orejas pequeñas, pero no por eso tiene ideas pequeñas. Los niños desean cosas raras: tener zapatos que brillen, comer algodón dulce para desayunar, escuchar el mismo cuento todas las noches… Esta especial ilustradora y cuentista nos adentra de una manera sencilla y emocionante en el mundo infantil. Un libro esencial, que gustará por igual a grandes y pequeños.

 

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.