Arla banco de alimentos


¿Sabías que sólo en España se desperdician 9 millones de toneladas de comida cada año? Mientras eso ocurre se estima que son más de 3 millones de personas las que pasan hambre cada día en este país. Las cifras se vuelven imposibles de digerir cuando se valoran a escala mundial. Con el fin de equilibrar esa situación fueron creados los bancos de alimentos. Hoy, a raíz de la noticia publicada sobre la donación de este año por parte de Arla a uno de estos bancos, os queremos hablar de ellos.

¿Qué son los bancos de alimentos?

Son organizaciones sin ánimo de lucro que recuperan los excedentes alimenticios de nuestra sociedad y los redistribuyen entre las personas necesitadas. Estas instituciones tienen por objetivo evitar el desperdicio o el mal uso de los alimentos, contribuyendo a una gestión sostenible de los recursos.¿A quién beneficia?
Los bancos de alimentos nunca entregan la comida directamente a los necesitados, sino que la distribuyen entre las instituciones caritativas y de ayuda social, que se encargan de crear comedores sociales o distribuyen los alimentos de la forma que la institución tenga establecido.
Personas en paro, enfermos o gente mayor sin recursos, discapacitados, inmigrantes, analfabetos o simplemente personas cuyo sueldo no permite mantener a una familia… el perfil de persona que subsiste gracias a estas entidades benéficas es muy variado.¿Cómo funciona?
Aprovisionamiento, transporte, almacén, distribución, contabilidad, comunicación… Un banco de alimentos tiene las mismas necesidades que cualquier empresa aunque, a diferencia del resto de empresas, no genera beneficios. El motor que mueve estas empresas no es el dinero, sino la buena voluntad de ayudar y la responsabilidad social. Tanto la labor de los voluntarios, que entregan su tiempo desinteresadamente, como las empresas, que ceden sus productos y sus servicios, son esenciales para que los centros de ayuda puedan recibir periódicamente alimentos para repartir entre los más necesitados.

La responsabilidad social corporativa en el sector alimentario
En anteriores ocasiones hemos hablado de la responsabilidad corporativa de una empresa. Ésta comprende todo tipo de factores ambientales y sociales: una empresa responsable debe ser consciente de todos los aspectos que afectan a su actividad para tratar de hacer siempre lo más apropiado. Una empresa debe ser consciente de su potencial para hacer de este mundo un sitio mejor… o peor.
En el caso de Arla, por ejemplo, la empresa es consciente de su responsabilidad como empresa del sector alimentario. Por eso este año pasado Arla Foods donó 15.700 kilos de productos a la Fundación Banco de Alimentos de Madrid. Para más información, consulta la noticia: http://www.alimarket.es/noticia/114515/

Responsabilidad de ciudadano
No todo el mundo tiene tiempo para dedicar al voluntariado con una ONG, muchas veces debemos esperar a la jubilación para encontrar tiempo para este tipo de actividades. Sin embargo, ser responsables como consumidores en nuestro día a día tiene un valor igual o superior. Colabora con las recogidas de alimentos que se hagan en tu comunidad, ya sean organizadas por supermercados, por asociaciones de vecinos o por la iglesia. Por otro lado puedes realizar donaciones económicas a las entidades que trabajen en tu zona, estarás haciendo un bien a tu comunidad. También puedes tener en cuenta la implicación social que tienen las marcas a las que ofreces fidelidad. Como ya comentamos en este post, ¡como usuario tienes mucho poder!

Deja tu comentario

Para comentar tienes que estar registrado en Naturarla.